La FICR pide a los países que sus políticas migratorias no estén condicionadas por el origen de las personas

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha hecho un llamamientos este lunes a todos los países para que asuman su responsabilidad de salvar vidas «vengan de donde vengan».

El presidente de la FICR, Francesco Rocca, ha señalado que el enfoque internacional que se está teniendo para abordar las crisis migratorias «está dolorosamente roto», aunque confía en que el Pacto Mundial para la Migración (GCM) que se alcanzó en Marrakech, Marruecos, en 2018 sirva para arreglarlo.

«Al comenzar la primera revisión del progreso realizado desde entonces, me entristece decir que (…) no se han producido suficientes cambios en las políticas y prácticas para garantizar una migración segura y digna, y se han perdido muchas más vidas debido a esa falta de acción», ha lamentado Rocca.

«La respuesta política, pública y humanitaria a la crisis de Ucrania ha demostrado lo que es posible cuando la humanidad y la dignidad son lo primero, cuando existe la solidaridad mundial y la voluntad de ayudar y proteger a los más vulnerables», ha destacado.

«Esto debe extenderse a todos los necesitados, vengan de donde vengan. El origen étnico y la nacionalidad no deberían ser factores decisivos para salvar vidas», ha recalcado el presidente de la FICR, no sin antes poner en valor la labor que están llevando a cabo para asistir a las personas que huyen de la guerra.

Así, ha contado que La Cruz Roja rumana ha levantado un punto de servicio humanitario (HSP) en Bucarest para ayudar a quienes escapan de Ucrania, brindando información, alimentos, agua, artículos de higiene y asistencia financiera, mientras que la filial húngara ha establecido uno de estos HSP en la estación de tren de Keleti, en Budapest.

MEDITERRÁNEO Y CRISIS MIGRATORIA VENEZOLANA

Por otro lado, Rocca ha denunciado que el número de fallecidos en el Mediterráneo –«la ruta migratoria marítima más mortífera del mundo»– ha aumentado desde la firma del GCM y ha lamentado que las autoridades estatales se hayan desentendido del rescate de todas estas personas.

«Necesitamos llevar a cabo este trabajo ya que la búsqueda y el rescate coordinados por el Estado están ausentes. Nuestros equipos ya salvaron a 1.260 personas en los nueve meses que llevamos operando» junto a la ONG SOS Mediterranée en el buque Ocean Viking , ha contado Rocca.

El Ocean Viking es uno de los 330 HSP alrededor de 45 países que apoya las ambiciones del GCM, brindando asistencia y protección a las personas migrantes, independientemente de su estado y sin temor a represalias, señala.

En relación a otra de las crisis migratorias más importantes de los últimos tiempos, Rocca ha puesto en valor que la filial de la Cruz Roja en Colombia ha estado prestando sus servicios en la frontera con Venezuela durante la pandemia de coronavirus, mientras que la delegación de Libia ha estado prestando apoyo a las personas desplazadas.

Por todo ello, la IFRC ha pedido nuevos y renovados esfuerzos tanto a nivel individual como colectivamente para poder garantizar el acceso a los servicios esenciales para las personas «independientemente de su estatus» y reforzar la inclusión de todas ellas en los aspectos claves de una sociedad.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El SCS prorrogará sus contratos Covid: «Nadie se va a quedar fuera»
La Asociación Española de Ictiosis celebra del 27 de mayo al 5 de junio la II carrera solidaria para la investigación

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios