El equipo START de la Cooperación Española realiza un simulacro para mejorar su respuesta ante emergencias

El Equipo Técnico Español de Ayuda y Respuesta a Emergencias (START, por sus siglas en inglés) está llevando a cabo un simulacro de despliegue completo y posterior desmontaje con vistas a mejorar su respuesta de cara a eventuales emergencias humanitarias.

El START fue creado por Oficina de Acción Humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en 2016 para contribuir a la mejora y la eficacia de la respuesta en salud de la acción humanitaria española en emergencias.

Este proyecto, según explica AECID en un comunicado, permite contar con un hospital de campaña con capacidad quirúrgica, en el que trabajan en total unas 70 personas entre sanitarios, logistas y personal de coordinación, listo para desplegarse en menos de 72 horas en cualquier rincón del mundo en caso de emergencia humanitaria.

Para mejorar este proceso, se ha decidido la realización de un simulacro entre el 18 y el 28 de octubre en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, contemplando como supuesto un ciclón tropical. En él están participando 108 profesionales sanitarios de quince comunidades autónomas, así como a 32 logistas, diez cocineros voluntarios de la Asociación CESAL, y un equipo de coordinación y dirección.

En un primer momento, los 32 logistas, divididos en dos turnos, se han encargado del montaje de las tiendas, incluidos sistemas de agua y saneamiento, electricidad y demás. Estos expertos pertenecen al Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, y de la Comunidad de Madrid, tanto del Cuerpo de Bomberos ERICAM como del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid SUMMA 112.

108 SANITARIOS DE 15 CCAA

A ellos se suman profesionales del Sistema Nacional de Salud expertos en gestión, así como los 108 sanitarios y todo el proceso cuenta con la coordinación de la Oficina de Acción Humanitaria de la AECID, y apoyo del equipo técnico de la empresa pública Tragsa. Durante cuatro días y tres noches se realiza un simulacro de la fase de despliegue y posteriormente, durante otros cuatro días y tres noches, un simulacro de la fase de repliegue.

Por lo que se refiere a la procedencia de los sanitarios voluntarios que participan en el simulacro destaca la Comunidad de Madrid (con un 29 por ciento del total), seguida por Castilla y León (19 por ciento) y Andalucía (11 por ciento). También han personal de Aragón, Cantabria, Castilla La Mancha, Cataluña, Ceuta, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Baleares, La Rioja, Región de Murcia y País Vasco. A ellos se han unido dos expertos en acción humanitaria de la ONG Médicos del Mundo.

Todo este personal se ha seleccionado en atención a su perfil, a semejanza de un despliegue real en situación de emergencia. El equipo cuenta con amplia representación de profesionales con experiencia en urgencias (tanto en medicina como en enfermería) y de enfermería de hospitalización. También hay presencia de técnicos de radiodiagnóstico, laboratorio, auxiliares de enfermería con experiencia en quirófano, matronas, epidemiólogas, anestesistas, cirujanas, ginecólogas, pediatras y perfiles de dirección.

LAS INSTALACIONES

El objetivo del simulacro es practicar el montaje y desmontaje del hospital de emergencias del START en condiciones reales. La mayor parte del hospital se estructura a partir de tiendas hinchables de alta presión, que generan habitáculos de más de 30 metros cuadrados, fáciles de montar, ligeras y fáciles de paletizar.

Además, hay que habilitar estructuras para otras funciones, como zona de vida, sala de espera y recepción, así como sistema de abastecimiento de agua y de saneamiento con planta potabilizadora, generadores y placas para producción eléctrica, cableado, montaje de cocinas, área de gestión de residuos, red de wifi, etc. La superficie mínima que se necesita para el hospital, zonas de vida, y alojamiento en tiendas de los participantes es de algo más de una hectárea, ha precisado AECID.

Con el hospital ya montado y operativo, los voluntarios se enfrentan a los retos reales que se encuentran en un despliegue: casos clínicos frecuentes, averías y otros problemas similares a los que suceden en una misión real. Personal de Tragsa y de Médicos del Mundo imparten formaciones relativas a los preparativos ante una misión real, la organización del START, comunicación, Código Ético de la AECID o habilidades para la interacción con pacientes, entre otros.

Una delegación de autoridades de las distintas instituciones y organismos que participan en el START, con el director de la AECID, Antón Leis, a la cabeza, ha podido visitar el simulacro, conociendo de primera mano los detalles de este complejo dispositivo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Veritas incorpora nuevas actualizaciones clínicas a su servicio myGenome, la prueba preventiva más completa para gente sana
Calviño insta a acabar con la precariedad desde el diálogo social y a invertir «bien» los fondos europeos