Experto asegura que los hospitales con Código Sepsis estaban «más preparados» para la Covid-19

Los hospitales con Código Sepsis estaban más preparados para atender a pacientes Covid-19, según ha asegurado el presidente de la Fundación Código Sepsis, Marcio Borges, en el 4º Encuentro Multidisciplinar Internacional Código Sepsis.

Y es que, tal y como ha detallado, la relación entre la sepsis y la Covid-19 es «totalmente directa». «Sepsis es sinónimo de infección con, al menos, una disfunción orgánica. La mayoría de las infecciones son bacterianas, pero pueden ser virales, como la Covid-19», ha aseverado.

La mayor parte de los pacientes que ingresan en un hospital con Covid-19 tienen, al menos, insuficiencia respiratoria, que es una disfunción orgánica. Otros tienen también alteraciones hematológicas o cardiovasculares, y la inmensa mayoría de los pacientes que ingresan con Covid-19 en la UCI tienen una sepsis grave.

«Queremos hacer una reflexión sobre el abordaje actual de la sepsis y las principales manifestaciones de una infección grave. Estos pacientes no necesariamente ingresan en la UCI. De hecho, la mayoría se atiende en Urgencias y en planta», ha añadido.

El principal objetivo del Código Sepsis es reducir la mortalidad de los pacientes por infección. Engloba diversos procedimientos, estrategias y protocolos para el manejo de la sepsis de cualquier etiología. Durante los últimos 14 meses los profesionales sanitarios se han tenido que adaptar a una serie de características propias de la Covid-19.

«Hemos tenido que hacer protocolos adaptados para tratar a los pacientes infectados por el nuevo coronavirus. Durante la primera ola se probaron muchos tratamientos que no demostraron su eficacia; incluso eran perjudiciales», ha señalado Borges.

Según el presidente, durante este último año «más que nunca» se ha demostrado que tener un Código Sepsis ha sido clave para disminuir la mortalidad. «Además, está comprobado que reduce la cantidad de recursos empleados, como la estancia hospitalaria. También disminuye los costes directos e indirectos asociados a las infecciones graves», ha enfatizado.

Por otro lado, el experto ha indicado que el manejo de la sepsis tiene que hacerse de forma individualizada, porque cada paciente «tiene su sepsis», por lo que cada diagnóstico, monitorización y tratamiento debe hacerse de forma personalizada».

Otro aprendizaje que ha traído consigo la pandemia ha sido «el trabajo multidisciplinar». «La manera más adecuada de tratar la sepsis en un hospital es con un proceso transversal. Médicos de diferentes especialidades, Enfermería, farmacéuticos, microbiólogos y radiólogos tienen que trabajar juntos para tratar este síndrome clínico», ha enfatizado.

Respecto al futuro, Borges ha mostrado su confianza en «la prevención». «Las vacunas son clave para la prevención de la sepsis. La mejor sepsis es la que no existe, la que podemos prevenir. En países como India o Brasil, o determinadas zonas de Centroamérica y África hay muchos más casos de sepsis. En las poblaciones subdesarrolladas la mortalidad infantil secundaria a sepsis es muy alta, igual que la mortalidad en mujeres embarazadas. La prevención se basa en el empleo de aguas tratadas y un sistema sanitario de atención primaria potente», ha dicho.

Finalmente, y en relación a los tratamientos, ha destacado la aparición de nuevos antibióticos que «son seguros y muy potentes». «Nos están permitiendo tratar a pacientes con patógenos multirresistentes», ha zanjado.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bulgaria se ve abocada a celebrar elecciones en julio después de tres intentos fallidos para formar gobierno
Moreno quiere una desescalada «progresiva», descarta toque de queda y mantendrá cierre perimetral de municipios