Bodegas Protos celebra el acuerdo del Brexit y confía en la llegada de Biden para la eliminación de aranceles

Advierte de que no se puede permitir otro año en blanco para el turismo, ni otro ejercicio con restricciones para la hostelería

Bodegas Protos ha celebrado el acuerdo alcanzado entre Reino Unido y la Unión Europea en el Brexit para el sector del vino, mientras que confía en que la llegada de Joe Biden a la Administración estadounidense permita la eliminación de los aranceles impuestos al vino, tras un 2020 marcado por el fuerte impacto que ha tenido el coronavirus en el sector.

En concreto, la bodega española ha calificado de «muy positivo», en principio, el acuerdo alcanzado en el Brexit, ya que contiene un anexo específico para el vino en el que se establece la exención total de aranceles, mientras que Reino Unido acepta las prácticas enológicas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

Sin embargo, ha señalado que ahora la tramitación de la exportación será un «poco más engorrosa» al no ser una operación intracomunitaria, pero teniendo en cuenta el acuerdo alcanzado in extremis están «satisfechos».

Respecto a los aranceles extraordinarios impuestos por el Gobierno de Donald Trump, desde Protos aseguran que existen «buenas intenciones» de negociar, aunque el inicio de año ha traído un aumento de tasas para ciertos productos de Francia y Alemania.

Este tema, según indica la bodega, «no está tan cerca de solucionarse», pero considera que el nuevo Gobierno de Biden «siempre será mejor que el anterior» para los intereses españoles, por lo que se muestran «optimistas» en el medio plazo.

«Sigue existiendo muchas barreras para la comercialización de nuestros vinos en el mundo, pero creo que este año mejoraran respecto a 2020, ya que los flujos económicos internacionales necesitan desarrollarse para afrontar los complicados años venideros», han indicado sobre la evolución del sector a nivel internacional.

ALERTAN DEL IMPACTO DEL COVID EN LAS BODEGAS

Desde Bodegas Protos consideran que 2020 ha sido un ejercicio «muy desigual» para las bodegas en función de su exposición a los distintos canales de ventas (hostelería, alimentación, exportación, comercio online, etc.), así como del desarrollo y grado de conocimiento de su marca.

De esta forma, señalan que las pequeñas bodegas sin marca consolidada se encuentran en una «situación crítica», mientras que las grandes marcas a pesar de las dificultades han cerrado con «caídas moderadas».

La bodega recuerda que el canal de hostelería y enoturismo terminan con «fuertes descensos» por los confinamientos y restricciones intermitentes desde primavera, pero por el contrario el canal de alimentación y venta online suben de «manera importante» por el incremento del consumo en el hogar.

Respecto a las exportaciones, desde Protos señalan que también ha sufrido, pero quizás menos por la «distinta velocidad y crudeza» con la que el virus ha ido llegando a los distintos países.

De cara a 2021, la bodega vallisoletana tiene «muchas esperanzas» puestas en este ejercicio, pero que se cumplan va a depender en gran medida de la velocidad de vacunación de la población.

«Es difícil pensar no poder mejorar las cifras del año pasado, pero muchos sectores, empresas, autónomas y familias están al límite de sus fuerzas y solo una inmunidad de la población rápida puede hacer que se salven muchos negocios que dependen del consumo fuera del hogar», ha reconocido.

Así, Bodega Protos advierte de que «no» se puede permitir otro año en blanco para el turismo ni otro año de restricciones para la hostelería, los ERTEs solo habrán funcionado si estas pequeñas empresas se mantienen sin cerrar su negocio para poder reincorporar a su personal con el fin de las restricciones.

De esta forma, en el escenario más optimista podría ser la recuperación de cierta normalidad a partir de mayo, aunque lo más probable es que esto se produzca en el último cuatrimestre de 2021.

Por último, la bodega vallisoletana ha indicado que el paso de la borrasca Filomena por España es positiva para el sector. «La nieve tradicionalmente es buena para el viñedo, ya que son reservas hídricas que se incorporan poco a poco en el terreno y por tanto son aprovechadas en su totalidad», ha explicado.

Por otra parte, considera que es «bueno» que hiele en invierno para que la planta esté bien dormida y puedan desaparecer potenciales plagas y enfermedades que están latentes en el suelo y las plantas de vid.

Print Friendly, PDF & Email