Banco de España pide a los bancos que usen los beneficios extra para provisiones ante las turbulencias

Advierte de un «mayor encarecimiento» de los préstamos bancarios en los próximos trimestres, sobre todo hipotecas

El Banco de España ha pedido a las entidades financieras que destinen el extra de beneficios que están teniendo como consecuencia de la normalización de los tipos de interés para provisionarse en caso de que las turbulencias de los mercados acaben teniendo algún tipo de impacto en España.

«La materialización de los riesgos sobre el crecimiento económico y la inflación podría generar un impacto financiero adicional negativo sobre el sector bancario, de nuevo a través de los costes de financiación, pero también en términos de deterioro de la calidad de crédito», ha indicado el Banco de España en su Informe de Estabilidad Financiera de primavera de 2023, publicado este miércoles.

«Las entidades deben llevar a cabo una política prudente de planificación de provisiones y de capital que permita utilizar el incremento de los beneficios que se ha producido en el periodo reciente para aumentar la capacidad de resistencia del sector», ha recetado el organismo.

En este sentido, Banco de España ha recordado que las turbulencias bancarias globales de marzo, como consecuencia del colapso de cuatro bancos medianos en Estados Unidos y de Credit Suisse en Suiza, han generado un «repunte» de las primas de riesgo para distintas clases de activos financieros.

Asimismo, los colapsos bancarios han desencadenado un descenso en las valoraciones bursátiles bancarias, lo que genera un «mayor riesgo» de que aumenten los costes de financiación y de que se tensione la liquidez del sector bancario.

Pese a estos riesgos, Banco de España ha reconocido que se ven mitigados por las características del sector bancario español, que no tiene exposiciones importantes a los bancos afectados, su modelo de negocio es muy diferente, sus depositantes están ampliamente cubiertos con el fondo de garantía de depósitos y tienen una elevada liquidez.

En este sentido, el director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, preguntado por qué espera ver el organismo de cara a la próxima temporada de resultados de la banca, ha indicado que se hará un «análisis completo» cuando se tengan los datos. Así, el supervisor analizará «todas las provisiones que se están dotando y las reservas que se constituyen».

Por otro lado, el organismo ha alertado de que estos problemas experimentados por ciertas entidades bancarias puede suponer una presión que aumente el coste de financiación de las empresas a través del canal de la prima de riesgo, reduciendo la disponibilidad de financiación externa.

«Si las tensiones financieras se tradujeran en la materialización de riesgos sobre la actividad, esto reduciría la capacidad de las empresas de generar ingresos con los que hacer frente a sus obligaciones de pago», ha indicado el supervisor.

ENCARECIMIENTO DE HIPOTECAS

En lo que se refiere al crédito a particulares y familias, Banco de España espera un «mayor encarecimiento» de los préstamos bancarios en los próximos trimestres. La mayor parte de esto se debe a la revisión de las cuotas hipotecarias en contratos firmados a un tipo variable.

Banco de España ha recordado que en los últimos años se habían ido firmando más hipotecas a tipo fijo, lo que limita el canal de transmisión de las subidas de tipos de interés oficiales. No obstante, las hipotecas a tipo variable o mixto todavía eran cerca del 70% del stock hipotecario a diciembre de 2022.

Además, aunque las turbulencias bancarias podrían suponer un freno para el ritmo de subidas de tipos de interés (al generar tensiones en los mercados que reduzcan las presiones inflacionarias), este alivio se vería contrarrestado por un menor dinamismo de la actividad, un aumento de las primas de riesgo y un menor acceso a financiación ajena.

Respecto a la situación del conjunto de entidades financieras, el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos ha valorado positivamente que la banca española cerró 2022 con una rentabilidad sobre capital (ROE, por sus siglas en inglés) del 10,2%, descontados los efectos extraordinarios. Este nivel de rentabilidad se situó «ampliamente» por encima del coste de capital medio durante 2022, que se estima en el 7,5%.

Respecto a la posición de capital, la banca tenía en diciembre de 2022 una ratio CET1 del 13%, lo que supone 25 puntos básicos menos que un año antes. Este descenso se debió sobre todo a una contribución negativa de los activos ponderados por riesgo.

Banco de España ha pedido a la banca invertir esta tendencia. «Las entidades deben acumular recursos de absorción de pérdidas que les permitan afrontar situaciones inesperadas sin restringir la oferta de crédito a proyectos solventes», ha incidido. También les ha pedido un «reconocimiento adecuado y temprano de los riesgos», además de ejercer prudencia en sus políticas de provisiones y capital.

Y es que aunque las ratios de CET1 de la banca española se sitúan «claramente por encima» de los requisitos regulatorios y proporcionan una capacidad «notable» de absorción de pérdidas, la incertidumbre actual obliga a una «monitorización especialmente cuidadosa» por parte de Banco de España.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deutsche Bank España nombra a José Tello (ex UBS) responsable de la mesa de trading de su banca privada
El valor de las startups españolas crece hasta superar los 93.000 millones de euros, según Dealroom

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios