Sémper no deja la política por “hipóteticas discrepancias” en el PP sino para “dar otro entorno” a su familia

Dice sentirse “incómodo” con el clima de “confrontación” actual, aunque “no es lo que determina ni mucho menos” el fin de su carrera política

SAN SEBASTIÁN, 14

El presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, ha afirmado que su decisión de abandonar la política no tiene “nada que ver con hipotéticas discrepancias” con su partido, en el que se siente “extraordinariamente cómodo”, y ha asegurado que responde a la “necesidad” de dar a su familia “otro entorno y otra perspectiva”.

En ese sentido, ha remarcado que su decisión supone un “fin de ciclo”, una etapa personal “que acaba” y que “no hay más lecturas ni otras circunstancias que lo hayan provocado”. “Es inevitable que por mi personalidad o por mi perfil hacer otro tipo de análisis, pero esta decisión responde única o exclusivamente, o mayoritariamente, a la necesidad de darle a mi familia otro entorno y otra perspectiva y de explorar otra forma de vivir”, ha dicho.

Sémper ha realizado estas afirmaciones en una rueda de prensa en San Sebastián, con una sala abarrotada por los medios de comunicación, en la que ha dado cuenta, en ocasiones emocionado, de su decisión de abandonar la política e incorporarse como director de Relaciones Institucionales de la multinacional consultora Ernst & Young (EY).

En su comparecencia, ha manifestado sentirse “abrumado” por las “muestras de afecto y respeto” que está recibiendo tras su anuncio de que abandona la política, 25 años después “de un compromiso político inquebrantable”, y deja sus cargos como portavoz en el Parlamento vasco, concejal de San Sebastián y presidente de los populares guipuzcoanos.

“Digo agur (adiós en euskera), aunque realmente es un gero arte (hasta luego). Entré en política muy joven a una edad y en una Euskadi en la que era necesario que prevaleciera el idealismo y el compromiso por encima del interés propio, entré por una razón clara en un momento en el que defender los valores que el PP y tantos otros defendían suponía implicarte hasta las últimas consecuencias”, ha manifestado.

Tras recordar que ha pasado 15 años, la mayor parte de su carrera política, “flanqueado por dos escoltas”, ha tenido palabras de agradecimiento para la Policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza.

“Nadie podrá decir que he abusado o que he hecho de esta circunstancia dramática una bandera, pero quiero decir que mereció la pena, que una y mil veces volvería a comprometerme por la democracia, por la convivencia y por la libertad, aunque fuera a costa de mi juventud, de mi seguridad, de la placidez que todo ser humano merece”, ha expresado.

“DIGNIDAD”

El dirigente popular ha agradecido también a su familia “el esfuerzo a lo largo de estos años” porque, según ha dicho, “ellos mejor que nadie conocen la dimensión del miedo y son un ejemplo de dignidad”. Además, ha destacado que “hoy, 25 años después” puede decir “con una amplia sonrisa” que se va “en unas circunstancias muy diferentes” a las que entró en política.

“Hoy tengo una familia con la que puedo pasear tranquilo por mi ciudad y me gusta pensar que poco o mucho la labor de los políticos de esta época ha contribuido a que hoy podamos vivir sin terrorismo, en convivencia, a que nuestras prioridades como ciudadanos en el País Vasco sean como las de cualquier otra comunidad que se esfuerza por salir adelante. Aún queda mucho por hacer, pero hemos avanzado y hemos hecho mucho”, ha asegurado.

En esa línea, Sémper ha afirmado que ha “conocido y tratado con cargos políticos de todos los colores e ideologías” y que “con algunos” se ha entendido y con otros no, pero, tal y como ha destacado, “lo que siempre he pretendido es defender mis ideas con respeto y si alguna vez no ha sido así, pido sinceras disculpas”.

“Con otros con los que me he cruzado en mi trayectoria política, y no entraré más en detalle, me he enfrentado o les he padecido durante años. A ellos les digo que en mí no encontrarán rencor, pero tampoco tendrán olvido. No pudieron matarme, pero tampoco pudieron amargarme la vida”, ha resaltado.

“EXTRAORDINARIAMENTE CÓMODO”

Borja Sémper ha precisado que se siente “extraordinariamente cómodo” en el PP y “muy agradecido de militar y haber sido cargo electo” en un partido que ha permitido que “pueda expresarme con esta libertad” y ha incidido en que su decisión de abandonar la política “no tiene nada que ver” con “hipotéticas discrepancias” con su partido porque, según ha recordado, ha vivido “circunstancias mucho más complejas que hubieran hecho más explicable el abandono”.

Tras insistir en que “nunca” se ha sentido “ninguneado” en el partido, ha destacado que se siente “respetado y querido” tanto por el PP vasco como por el “del resto de España”, al tiempo que ha agradecido “de corazón” tanto a Alfonso Alonso como a Pablo Casado “su generosidad y su afecto”.

A su juicio, sería necesario “prestigiar la política, su dignidad y que vuelva el respeto”. De este modo, ha considerado que es algo en lo que debería implicarse toda la ciudadanía “mas si cabe en estos tiempos confusos” porque “todo lo ganado, nuestra convivencia, prosperidad y libertad necesita ser protegida”.

El dirigente popular ha asegurado que “el clima político en general que en estos momentos preside la política española no es en el que” le gusta que se desarrolle y ha insistido en que “el adversario no es un enemigo”, al tiempo que ha destacado que es “fundamental el respeto”.

De este modo, ha lamentado el “camino poco edificante por el que empieza a transitar la política española” y ha manifestado sentirse “incómodo” con el clima de “confrontación” actual, aunque se ha mostrado convencido de que “hay mimbres para corregir esta deriva” y ha reiterado que “no es lo que determina ni mucho menos” el fin de su carrera política.

“MATICES

“Mi partido es de centro derecha, de carácter liberal y moderado que busca el entendimiento entre diferentes y esto es lo que siempre he sido leal. Un partido político no es una secta, que haya matices, discrepancias choques debería ser saludado como algo sano. Si no, estamos convirtiendo los partidos en trincheras o en espacios cerrados que solo pretenden convencer al ya convencido y esto no es algo por lo que debería transitar la política”, ha afirmado.

Finalmente, ha remarcado que este es su “momento vital y familiar en el que ha sido oportuno” tomar esta decisión y ha pedido “perdón y benevolencia” a los votantes de San Sebastián por no haber “cumplido hasta el final” su “compromiso” con el Ayuntamiento donostiarra.

“Les quiero pedir benevolencia. No es una decisión fácil pero sí necesaria para mi familia”, ha resaltado, al tiempo que ha asegurado que una de las “espinas” que le quedan es no poder haber sido alcalde de la capital guipuzcoana. “Quizá en otra vida, si eso existe”, ha añadido.

Sémper ha mostrado su agradecimiento a todos sus compañeros del PP vasco y ha recordado de manera especial a Gregorio Ordóñez porque “su memoria y ejemplo han sido vitales en el compromiso político de toda una generación”, para reiterar que la política activa es “una etapa ya superada”.

Print Friendly, PDF & Email
Share