La directora de Salud Pública asegura que «Cantabria puede doblegar la curva»

La directora de Salud Pública del Gobierno regional, Paloma Navas, cree que el coronavirus es «evitable», pero requiere del «esfuerzo» del conjunto de la ciudadanía para «doblegar la curva» del Covid.

«Cantabria puede doblegar la curva», ha afirmado esta tarde en su comparecencia en el Parlamento autonómico para informar de la situación en la Comunidad, y donde ha apuntado que «anticiparse» al virus es «la única estrategia» para «controlar» la pandemia, aunque «sin adelantarse».

En su intervención en la Cámara, a petición del PP, Navas ha indicado que los brotes familiares, que surgen en reuniones o celebraciones, son «un gran problema» en la región en la actualidad.

También se ha referido a los cordones sanitarios establecidos este mes en Santoña, el día 2 y ya levantado, y en parte del barrio La Inmobiliaria, el 11 y que continúa, aunque está teniendo «muy buenos resultados» también, al haberse constatado una disminución de la incidencia acumulada de contagios.

En el caso de la villa marinera, la máxima responsable de Salud Pública en Cantabria ha manifestado que fue una medida «muy difícil, necesaria y exitosa», ya que se pasó de una situación de «transmisión comunitaria no controlada» del virus y un «alto» porcentaje de contagios de origen desconocido a 36 casos activos en la actualidad.

Ha defendido que el aislamiento del municipio fue una decisión «necesaria» y «acertada» además, con la que se ha logrado reducir el número de infectados, la incidencia acumulada -que ha pasado de un máximo de 716 positivos por cien mil habitantes en 14 días a los 181 de ahora, «ligeramente menor» al índice regional- y también la transmisión en el resto del territorio.

En este sentido, Navas ha apuntado que los cordones sanitarios se adoptan para proteger «al conjunto» de Cantabria, situación que ha comparado con el comportamiento de Madrid respecto al resto de comunidades autónomas al inicio de la pandemia.

Respecto a La Inmobiliaria, ha reiterado que la situación de este barrio torrelaveguense es «diferente» a la de Santoña, aunque gracias al cordón sanitario se ha «controlado» también, con 513 casos por cien mil habitantes en los últimos siete días frente al pico de 2.897 al que se llegó el 14 de septiembre.

En esta zona, el brote surgió a raíz de un «evento superdiseminador», una celebración religiosa «muy numerosa» con un efecto «multiplicador» de los contagios. Y al no lograse obtener el listado de asistentes o relación de participantes, se adoptaron las restricciones, de todo el comercio -salvo servicios o productos esenciales- y centros educativos también en este caso.

Además, en La Inmobiliaria, el 30% de los casos identificados en las pruebas PCR realizadas en el barrio -en las que han participado más de la mitad de los residentes de la zona acordonada- tenían menos de 16 años (en Santoña eran el 7% y la media cántabra se sitúa en torno al 9%), de ahí la suspensión de la actividad escolar también.

Para finalizar, la directora de Salud Pública ha destacado la labor de los aproximadamente 138 rastreadores de Cantabria, con los que su departamento ha creado una estructura que permite «anticipar», y que es «la única estrategia para controlar la pandemia». «Reaccionar tarde es no reaccionar», ha apostillado, a la par que ha apuntado que hay que «anticiparse pero sin adelantarse».

Print Friendly, PDF & Email
Share