Irán asegura que el avión “jamás habría sido derribado” si EEUU no le hubiese llevado a ese “ambiente de guerra”

El embajador en España destaca que la República Islámica ha sido “el país más rápido del mundo” en admitir el derribo de una aeronave civil

El embajador de Irán en España, Hasán Ghashgavi, ha asegurado este martes que si Estados Unidos no hubiera llevado a la República Islámica a un “ambiente de guerra”, “jamás habría sido derribado por error” el avión ucraniano que fue abatido por un misil el 8 de enero, acabando con la vida de 176 personas cerca de Teherán.

“Si no nos hubiesen llevado a ese ambiente de guerra, ese avión de pasajeros jamás habría sido derribado por error. Está muy claro que el principal motivo de ese accidente con el avión es el aventurerismo (sic) del presidente Donald Trump. El accidente lo conocemos, el error lo conocemos pero estoy hablando de la causa principal de todo esto”, ha asegurado el embajador iraní.

En una rueda de prensa en la sede de legación diplomática iraní en Madrid, el embajador ha dicho que el derribo del avión llegó en un contexto en el que Estados Unidos había amenazado con “bombardear 52 centros culturales” de la República Islámica si Irán atacaba en venganza por el bombardeo estadounidense que acabó con la vida del teniente general iraní Qasem Soleimani en Bagdad el 3 de enero.

Ghasghavi ha señalado que el propio primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha dicho este lunes que la escalada de tensión fue el “motivo” que llevó al derribo del avión de pasajeros cerca de Teherán y ha enmarcado lo sucedido con la aeronave en el contexto del enfrentamiento con Estados Unidos.

“Si no hubiese existido el asesinato del general Soleimani, no hubiese existido la respuesta iraní contra la base de Ain al Assad en Irak. Si no nos hubiesen llevado a ese ambiente de guerra, ese avión de pasajeros jamás habría sido derribado por error”, ha explicado.

El representante diplomático ha asegurado que Irán “ha sido el país más rápido del mundo” en admitir el derribo de un avión civil, antes de señalar que otros países han tardado más tiempo, semanas o inclusos meses, citando el ejemplo de los “nueve días” que se tardó en confirmar que un avión de pasajeros de Malaysia Airlines había sido derribado por un misil en el este de Ucrania, supuestamente lanzado por fuerzas separatistas prorrusas. “En otros casos tardaron diez años en reconocer el error”, ha apostillado.

VE NORMAL TARDAR “TRES DÍAS” EN CONFIRMAR QUE FUE DERRIBADO

El embajador iraní ha defendido que no se podía saber en el mismo día de la caída del avión si había sido derribado o se trataba de un accidente y ha explicado que se tardó “tres días” en conocer lo sucedido porque se siguió la “jerarquía” de la estructuras militares de Irán.

“No son accidentes que se puedan determinar sus causas en un solo día. Eso lo digo en referencia a todo el mundo. Los antecedentes que tenemos nos dicen esto: que no se puede decir o concluir en un solo día”, ha afirmado.

El embajador ha asegurado que el hecho de que Irán tardara tres días en reconocer oficialmente que había derribado por error con un misil el avión civil es “un proceso natural en todos los países” porque la información tiene que pasar por distintos niveles hasta llegar a elevar unas conclusiones.

Tras resaltar que Irán está abierto a la participación de técnicos aeronáuticos de otros países en la investigación de las cajas negras de la aeronave derribada, ha confirmado que hay varias personas detenidas por el derribo y ha señalado que no tiene más detalles sobre los arrestos. “Lo que sí que puedo asegurar es que se va a hacer un proceso justo e integral y los resultados serán anunciados tanto a Irán como a todo el mundo”, ha dicho.

Ante la pregunta de si el Gobierno iraní, el presidente del país, Hasán Rohani, y el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, desconocían el mismo día del derribo que el avión había sido alcanzado por un misil, el embajador no ha querido aclarar cuándo supieron los dirigentes qué había sucedido y ha insistido en que es “normal” que se tarden días en conocer qué pasó. “Es natural que tarde unos días”, ha afirmado.

Ghasghavi ha dicho que el Gobierno iraní entiende las protestas que se han registrado en los últimos días por el derribo del avión pero ha asegurado que no tiene constancia de que los manifestantes superaran el millar de personas.

DICE QUE HABRÁ “MÁXIMA CONTENCIÓN” CON LAS PROTESTAS POR EL DERRIBO

Además, ha indicado que el Ejecutivo de Teherán afrontará con “la máxima contención posible” las manifestaciones por el derribo de la aeronave, entendiendo que surgen por el dolor de los iraníes que han perdido a seres queridos en el vuelo de Ukraine International Airlines del 8 de enero.

El embajador iraní ha condenado el asesinato del general Hasán Soleimani en un bombardeo de un dron estadounidense en el aeropuerto de Bagdad el 3 de enero y ha subrayado que el alto mando iraní viajó a Irak a petición del Gobierno iraquí para impulsar la paz, “no para crear guerra”.

Por otra parte, Ghasghavi ha cargado contra Estados Unidos por haber abandonado de forma unilateral el acuerdo nuclear de 2015 y ha denunciado que las sanciones impuestas por Washington están “golpeando” la economía iraní, provocando problemas en diferentes sectores civiles.

En este sentido, ha mencionado el caso de una empresa farmaceútica privada iraní que quería comprar medicinas en España para atender a los damnificados por el temporal en Sistán y Baluchistán y, según su versión, no ha podido adquirir los productos porque las sanciones norteamericanas lo impiden.

En relación al acuerdo nuclear, el embajador iraní ha asegurado que sigue “vivo” pero el problema es que Estados Unidos ha decidido abandonarlo de forma unilateral y Europa se está centrando en pedir que la República Islámica cumpla su parte en lugar de exigir a Washington que vuelva a respetar lo firmado.

Ghasghavi ha puesto como ejemplo una situación en la que se quiere cocinar una paella, se tienen los utensilios preparados pero una persona se ha llevado los ingredientes para poder elaborar el plato y ha dicho que Irán espera que Europa le ayude a poder cocinar “la paella”.

Por otra parte, el embajador ha hablado de las protestas registradas en Irán en noviembre, ha dicho que le parecían “justas” porque los ciudadanos estaban molestos por la subida del combustible y ha negado las cifras de muertos en las protestas aportadas por organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y medios internacionales.

En este sentido, ha dicho que confía en que el Gobierno haga “públicas” las cifras de muertos en las protestas y ha asegurado que también fallecieron agentes de las fuerzas de seguridad y personas que simplemente se encontraban en el lugar de las manifestaciones.

Por último, ha lamentado que la situación de los Derechos Humanos se utilice como una herramienta de “juego político” en la escena internacional y ha recalcado que “ningún país” puede decir que tenga “la más perfecta situación al nivel de Derechos Humanos”.

“Todos tenemos que esforzarnos para que cada día tengamos una situación mejor en materia de Derechos Humanos. Una de las mejores vías es separar el tema de los Derechos Humanos de los juegos políticos”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email
Share