Guinea celebra unas presidenciales en las que Alpha Condé aspira a un controvertido tercer mandato

El opositor Diallo figura como su máximo rival, como pasara en 2010 y 2015

La población de Guinea está convocada este domingo a las urnas para unas elecciones presidenciales marcadas por un repunte de las tensiones por la candidatura a un tercer mandato del presidente, Alpha Condé, lo que ha provocado nuevas protestas, en el marco de unas movilizaciones contra el mandatario que arrancaron en 2019.

Condé, de 82 años y quien concurre como candidato de la gubernamental Agrupación del Pueblo de Guinea (RPG-Arc en ciel), ha dominado la política guineana desde 2010, tras ser durante décadas el principal líder opositor bajo la dictadura de Lansana Conté (1984-2008).

A pesar de que a las urnas concurren un total de doce candidatos, los únicos considerados como aspirantes con opciones de hacerse con la victoria son Condé y el líder de la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG), Cellou Dalein Diallo, quien ya perdió en 2010 y 2015 frente al presidente, en ambos casos denunciando fraude.

En esta ocasión, Condé podrá presentarse tras un controvertido referéndum constitucional en marzo –que se celebró junto a las parlamentarias– marcado por el boicot de la oposición ante la voluntad del presidente de allanar el camino a una hasta entonces prohibida candidatura. La polémica continuó a raíz de las denuncias por las diferencias entre el texto votado y el publicado en la Gaceta Oficial.

El proyecto de reforma constitucional supuso el desencadenante de una oleada de protestas encabezadas por el opositor Frente Nacional para la Defensa de la Constitución (FNDC) desde octubre de 2019, movilizaciones que han continuado desde entonces y que se han saldado con decenas de muertos, según denuncian ONG y el propio FNDC.

De hecho, el FNDC ha denunciado esta misma semana más de 90 muertos a causa de la «represión sangrienta» de las protestas durante el último año. Por su parte, Amnistía Internacional denunció el 1 de octubre la muerte de al menos 50 personas en la represión de las protestas entre octubre de 2019 y julio de este año.

El ministro de Seguridad, Albert Damantang Camara, ha reconocido que se han registrado muertes violentas durante las protestas, si bien ha rechazado las cifras de la oposición, a la que ha acusado de «incitar claramente a la violencia» por sus declaraciones «antes, durante e incluso después» del referéndum del 22 de marzo.

Estas tensiones se han visto reflejadas durante la campaña, con diversos incidentes violentos, incluido un ataque a pedradas el 29 de septiembre contra el convoy del primer ministro, Ibrahima Kassory Fofana, suceso denunciado con firmeza desde el Gobierno.

Asimismo, la localidad de Kankan (este) ha sido escenario de enfrentamientos entre seguidores del partido de Condé y la oposición, lo que ha provocado la huida de cientos de personas de la ciudad durante los últimos días, en medio del temor de un repunte de las tensiones intercomunitarias. Kankan es un bastión del partido gubernamental, si bien se encuentra en una zona de mayoría fulani, comunidad a la que pertenece Diallo.

Ante esta situación, Condé, que ha prometido unas elecciones «libres, sinceras, transparentes e inclusivas», ha achacado los incidentes a la oposición, mientras que Diallo ha llamado a la calma y ha pedido «no caer en la lógica de Condé, que es la de la violencia».

Por su parte, el jefe de las Fuerzas Armadas, Namory Traoré, ha manifestado recientemente que el Ejército permanecerá neutral. «Un soldado debe permanecer siendo soldado en espíritu y alma. Debe ser republicano y apolítico, cualquiera sea su rango o función. La profesión de las armas es incompatible con la política», ha argumentado.

CONDÉ PROMETE HACER DE GUINEA UNA POTENCIA

El presidente, que generó una oleada de esperanza en una democratización tras su llegada al poder en 2010 –en los primeros comicios libres desde la independencia del país en 1958–, ha centrado su campaña en prometer mejoras de la calidad de vida de la población a través de inversiones en minería y mayores oportunidades para los jóvenes.

Así, afirmó el miércoles durante un acto en Mamou que Guinea se convertirá en la segunda potencia económica en África occidental, por detrás de Nigeria. «Tenemos muchas riquezas en el subsuelo que serán explotadas. Muchos no están contentos porque en un tiempo Guinea será el segundo país, tras Nigeria», dijo.

Condé ha insistido en defender su candidatura. «Hay presidentes que han tenido cuatro o cinco mandatos, y se les felicita. Cuando quise hacer el referéndum fue una guerra contra mí, pero nosotros no tenemos miedo», sostuvo, antes de incidir en que «el único que puede dar la orden (de que abandone el cargo) es el pueblo de Guinea».

El mandatario ha rechazado además las denuncias de violencia contra la oposición y ha recordado que él fue condenado a muerte en rebeldía durante el régimen de Ahmed Sékou Touré (1958-1984) y estuvo encarcelado con Conté, mientras que antiguas figuras opositoras han sido integradas en su Gobierno.

«Quiero trabajar con todos los guineanos, a condición de que ellos quieran trabajar por Guinea, no robar ni malversar», ha señalado. «No tengo enemigos. Vamos a entregar el poder a los jóvenes que dominan la tecnología», ha puntualizado, según Guinée News.

DIALLO DENUNCIA PREPARATIVOS PARA UN «FRAUDE»

Por su parte, Diallo, un economista de 68 años que fue primer ministro entre 2004 y 2006, ha puesto el foco en la infraestructura hidroeléctrica y en hacer frente a lo que describe como una «sectarización» por parte de Condé y sus políticas.

En este sentido, manifestó en un acto que el presidente «es el campeón de África en la división de personas, comunidades y etnias» y agregó que «la caída de Condé es un golpe fatal al tribalismo que él instauró».

Durante los últimos días, ha hecho hincapié además en que el presidente «no tiene más recursos para mantenerse en el poder si no es el fraude», dejando la puerta abierta a una nueva denuncia de irregularidades si Condé es declarado vencedor, como ya hizo en 2005 y 2010.

«Condé está preparándose para hacer una fuerte presión sobre la comisión electoral para que no entregue las copias de los procesos verbales a la oposición en los colegios electorales», dijo el jueves. «¿Cómo se pueden apelar los resultados después?», se preguntó. «Condé es consciente de sus dificultades en el terreno (…) y prepara un fraude electoral para llenar las urnas», denunció, según Vision Guinée.

EL RESTO DE CANDIDATOS

Al margen de los dos principales candidatos, otras diez personas se han postulado a la Presidencia, incluidas dos mujeres. Las candidatas son Makalé Camara, ministra de Agricultura de Conté y titular de Exteriores de Condé entre 2016 y 2017, y Makalé Traoré, directora de campaña de Condé en 2010 y ministra de Función Pública durante el régimen de Conté.

A ellas se suman Ousmane Kaba, antiguo aliado de Condé, e Ibrahima Abé Sylla, quienes ya concurrieron en 2010 para lograr el 0,5 y el 3,2 por ciento de los votos, respectivamente. Asimismo, ha presentado su candidatura Abdoul Kabélé Camara, quien fue ministro de Exteriores de Conté y ministro de Defensa de Condé hasta 2017.

Los otros candidatos son Ousmane Doré, quien fue miembro del Fondo Monetario Internacional (FMI); Abdoulaye Kourouma, elegido diputado en marzo y candidato por la Agrupación por el Renacimiento y el Desarrollo (RRD); Mandiouf Mauro Sidibé, candidato de la Alianza de Fuerzas del Cambio (AFC); y los empresarios Laye Souleymane Diallo y Bouya Konaté.

Alrededor de 5,5 millones de votantes están llamados a las urnas en los cerca de 15.000 colegios electorales que estarán abiertos durante la jornada, que abrirán sus puertas a las 7.45 horas y las cerrarán a las 18.00 horas. Los resultados se esperan en un plazo de 24 horas y, para que un candidato gane en primera ronda debe superar el 50 por ciento de los votos.

Print Friendly, PDF & Email
Share