Cantabria, entre las comunidades con tasas de temporalidad más bajas entre los asalariados, según el INE

SANTANDER/

La tasa de temporalidad se situó en España en el 26,7% en 2017, frente al 14,3% del promedio europeo. Las comunidades autónomas que registraron las tasas de temporalidad más bajas entre los asalariados fueron Madrid (18,9%), Cataluña (21,6%), Navarra (23%) y Cantabria y País Vasco (24,5% en ambos casos).

Los porcentajes más altos se dieron, por el contrario, en Andalucía (35,8%), Extremadura (35,5%), Murcia (34,9%), Canarias (31,7%), Comunidad Valenciana (29,6%), Baleares (29,3%) y Castilla-La Mancha (28%).

Son datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) incluidos en sus indicadores de calidad de vida, actualizados este martes por el organismo, que también indican que el 73,3% de los jóvenes asalariados en España de 16 a 24 años tenían un contrato temporal en 2017, el porcentaje más alto de todos los grupos de edad.

Les siguen los asalariados de 25 a 34 años, con una tasa de temporalidad del 39,5%; los asalariados de 35 a 49 años, con un 22,8% de temporalidad; los trabajadores de 50 a 64 años, con un 14%, y los asalariados de 65 y más años, que presentan una tasa de temporalidad del 8,1%.

Por otra parte, los extranjeros no comunitarios presentan la mayor tasa de temporalidad, con un 43,1%, seguido de los extranjeros con nacionalidades europeas (35,5%) y de los españoles (25%).

El INE relaciona también la temporalidad con el grado de urbanización que le corresponde a la residencia del trabajador. En 2017, el valor más alto de temporalidad (30,1%) correspondió a las áreas poco pobladas, seguido de las áreas pobladas de nivel intermedio (29,8%) y de las áreas densamente pobladas (24,2%).

MÁS DE LA MITAD DE LOS OCUPADOS TRABAJA 40 O MÁS HORAS SEMANALES.

Los indicadores de calidad de vida también revelan que el 51,2% de los ocupados tenían en 2017 jornadas laborales de 40 ó más horas semanales. En concreto, el 42,9% tenían jornadas semanales de 40 a 48 horas y el 8,3%, de 49 y más horas.

Las comunidades con mayor porcentaje de ocupados con jornadas largas (de 40 a 48 horas semanales) en el año 2017 fueron Canarias (50,3%), Cataluña (49,3%), Baleares (48,5%), Murcia (44,4%), Madrid (44,2%) y La Rioja (44%).

Por contra, los porcentajes más bajos de ocupados con jornadas largas (de 40 a 48 horas semanales) se dieron en Ceuta (30,6%), Melilla (31,2%), Asturias (36,5%), País Vasco (37,1%), Extremadura (38,3%), Andalucía (38,4%), Castilla y León (39,1%) y Galicia (40,2%).

Respecto a las jornadas de 49 y más horas, las comunidades con porcentajes más altos son Castilla-La Mancha (11,2%), Comunidad Valenciana (10,4%), Murcia (10,3%), Aragón (10,1%), Castilla y León y Galicia (9,8% en ambos casos).

En el otro extremo, Ceuta (4,7%), Canarias (5,3%), Navarra (5,6%), País Vasco (5,9%) y Cataluña (6,1%) presentan los menores porcentajes de ocupados con jornadas laborales de 49 y más horas.

Por sexos, el porcentaje de hombres ocupados con jornadas de 49 y más horas a la semana es mayor que el de mujeres, con un 6,2% frente a un 2,1%. Lo mismo sucede en el caso de las jornadas de 40 a 48 horas semanales: 27,3% en hombres por un 15,5% de mujeres.

El porcentaje de ocupados con jornadas de 49 y más horas es más alto en las áreas poco pobladas, con un 11,1%. En las áreas pobladas de nivel intermedio, los trabajadores con jornadas de 49 y más horas eran el 8,3%, mientras que en las áreas densamente pobladas alcanza el 7,7%.

Print Friendly, PDF & Email
Share