(AMP) Quabit Inmobiliaria recorta en un 6% su plan de entregas de viviendas

Se suma a Neinor y Metrovecesa, y comprará la constructora Rayet para solventar los retrasos de construcción

Quabit Inmobiliaria ha revisado un 6% a la baja su plan de entregas de viviendas inicialmente programado, de forma que al cierre del periodo comprendido entre 2018 y 2022 dará las llaves de entre 7.200 y 7.600 pisos, frente a los 7.888 inicialmente previstos.

La compañía controlada y presidida por Félix Abánades se suma así a otras inmobiliarias como Neinor Homes, que también recortó sus previsiones de entregas, y Metrovacesa que, en su caso, por el momento ha advertido de posibles demoras.

Quabit achaca la revisión de su plan de negocio a las mismas causas que las otras firmas, a los dilatados plazos de consecución de licencias de obras y a los retrasos de las obras de construcción. Según asegura, su plan de negocio acumula unos cuatro meses de retraso sobre la programación prevista.

La reducción en el número de entregas se traducirá así en ajustes de entre el 5% y el 10% en la facturación prevista para el conjunto de años por Quabit.

En concreto, en virtud de la revisión, la inmobiliaria prevé entregar entre 500 y 700 viviendas este año, frente a las 911 inicialmente previstas, de las que 31 ya fueron dadas a los compradores en el primer trimestre.

Para 2020, Quabit estima que entregará entre 1.200 y 1.400 pisos, en comparación con los 1.754 inicialmente programados.

No obstante, la compañía confía en recuperar en 2021 los retrasos acumulados en estos años, de forma que en ese ejercicio entregue, con hasta dos años de retraso, las viviendas que se demoren en los dos ejercicios anteriores.

Así, para 2021 calcula que dará las llaves de entre 2.400 y 2.600 viviendas, con lo que en este caso superará las 2.306 previstas al entregar las que se demoren en años previos.

Quabit prevé que su actividad promotora alcance su velocidad de crucero en el horizonte de 2022, ejercicio para el que programa entre 2.600 y 2.800 entregas de pisos, frente a las 2.702 inicialmente estimadas.

Para hacer frente a los retrasos en la construcción, la inmobiliaria pretende atajarlos dotándose de su propia empresa constructora.

COMPRA DE CONSTRUCTORA.

Así, ha anunciado la compra del 82,95% de Rayet Construcción, firma también controlada por Abánades, por un importe de 13,1 millones. De este importe, un 30% se pagará en efectivo y el 70% restante mediante la entrega de acciones de Quabit.

Quabit confía que esta operación le permita “asegurar los plazos de construcción mínimos necesarios para garantizar las entregas” de pisos y el “mínimo impacto posible de la inflación de costes de construcción”. Además, también busca entrar en la actual tendencia a la industrialización de la edificación de viviendas.

La inmobiliaria controlada por Abánades y participada por Fracisco Gargía Paramés calcula que la operación le genere unas sinergias de entre 30 y 35 millones de euros en el periodo de 2019 y 2022. Según avanzó, Rayet Construcción se mantendrá como una “compañía independiente”, a modo de filial que canalice las promociones de la firma.

Print Friendly, PDF & Email
Share