Un estudio apunta que el 66% de los positivos sigue siendo infeccioso cinco días después de los síntomas

Un nuevo estudio dirigido por el Imperial College de Londres (Reino Unido) sobre 57 personas con COVID-19 leve ha calculado el tiempo que las personas son infecciosas y el momento en que pueden abandonar el aislamiento con seguridad.

La investigación, publicada en la revista científica The Lancet Respiratory Medicine , es la primera en desvelar cuánto tiempo dura la infecciosidad tras una infección por COVID-19. El equipo del estudio realizó pruebas diarias detalladas desde que las personas se expusieron al SARS-CoV-2 para observar la cantidad de virus infeccioso que desprendían a lo largo de su infección.

Los resultados sugieren que, en las personas que desarrollan síntomas, la mayoría no son infecciosas antes de que aparezcan los síntomas, pero dos tercios de los casos siguen siendo infecciosos cinco días después de que comiencen los síntomas.

También sugieren que, aunque las pruebas de flujo lateral no detectan bien el inicio de la infecciosidad, identifican con mayor precisión cuándo alguien deja de ser infeccioso y puede abandonar el aislamiento con seguridad.

Los estudios anteriores en los que se estimaba el tiempo que una persona era infecciosa habían sido estudios de provocación en humanos basados en el laboratorio o habían utilizado modelos matemáticos.

Este nuevo estudio hizo un seguimiento de las personas que estuvieron expuestas a alguien con COVID-19 confirmado por PCR en su casa entre septiembre de 2020 y marzo de 2021 (oleadas pre-Alpha del virus SARS-CoV-2 y de la variante Alpha) y entre mayo y octubre de 2021 (oleada de la variante Delta), incluyendo algunos que estaban vacunados y otros que no.

Los participantes rellenaron cuestionarios diarios sobre sus síntomas y realizaron hisopos nasales y faríngeos diarios que se enviaron a un laboratorio para realizar pruebas de PCR. Las muestras positivas a la PCR se analizaron para determinar si contenían virus infecciosos y su grado de infectividad.

Los investigadores también realizaron 652 pruebas de flujo lateral en las muestras para determinar la precisión de las pruebas de flujo lateral a la hora de identificar la infecciosidad real frente a la positividad de la PCR.

Se utilizaron muestras de un total de 57 personas, pero no se incluyeron todas en algunos análisis debido a que algunos participantes no compartieron información sobre sus síntomas, algunas personas no eliminaron el virus cultivable y otras eliminaron el virus infeccioso antes o después del periodo de muestreo. Como resultado, se midió la duración de la infecciosidad en 42 personas. Había 38 personas con una fecha confirmada de inicio de los síntomas y tres eran asintomáticas.

DURACIÓN DE LA INFECCIOSIDAD EN EL MUNDO REAL

El estudio descubrió que la mediana general de tiempo que las personas eran infecciosas era de cinco días.

Aunque 24 de las 38 personas dieron positivo en una prueba PCR antes de desarrollar los síntomas de COVID-19, esto no indica infectividad y la mayoría de las personas sólo se infectaron después de desarrollar los síntomas. Sólo uno de cada cinco participantes era infeccioso antes de la aparición de los síntomas (7 de 35 casos).

Aunque los niveles de infecciosidad se redujeron durante el curso de la infección, 22 de los 34 casos siguieron eliminando virus infecciosos cinco días después del inicio de los síntomas, y ocho de estas personas siguieron eliminando virus infecciosos a los siete días.

Para ayudar a entender cuándo las personas pueden abandonar el aislamiento de forma segura, los investigadores compararon los niveles de infecciosidad con los resultados de las pruebas de flujo lateral.

Descubrieron que la sensibilidad de estas pruebas a la hora de identificar cuándo una persona era infecciosa era escasa al principio de la infección, pero alta después de los niveles máximos de infecciosidad (sensibilidad del 67% frente al 92%, respectivamente).

Esto sugiere que las pruebas de flujo lateral son buenas para detectar cuándo alguien ya no es infeccioso y que las pruebas para liberar a las personas del aislamiento pueden funcionar, pero no son fiables para el diagnóstico precoz a menos que se utilicen a diario.

Basándose en sus hallazgos, los investigadores recomiendan que las personas con COVID-19 se aíslen durante cinco días tras el inicio de los síntomas, y luego realicen pruebas de flujo lateral a partir del sexto día.

Si estas pruebas son negativas dos días seguidos, es seguro dejar el aislamiento. Si una persona sigue dando positivo en las pruebas o no tiene acceso a los dispositivos de flujo lateral, debe permanecer en aislamiento y, para minimizar la transmisión a otras personas, no salir hasta el décimo día después del inicio de los síntomas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tipo medio de las hipotecas subió en julio al 1,986%, su nivel más alto desde junio de 2019
Sepla impugna ante la Audiencia Nacional los servicios mínimos de la huelga en easyJet por «abusivos»

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios