Los presidentes del Sahel, convencidos de que 2020 será el año de la victoria sobre el terrorismo

MADRID, 1

Los presidentes de Burkina Faso, Malí y Níger, duramente golpeados en los últimos meses por los ataques de los grupos yihadistas que operan en la región del Sahel, se han mostrado convencidos de que 2020 puede ser el año en el que el terrorismo sea derrotado y han apelado para ello a la unidad de sus ciudadanos.

Los tres mandatarios han hecho referencia al problema del terrorismo yihadista, que ha provocado el desplazamiento de cientos de miles de personas en los tres países, y azuzado los enfrentamientos entre las distintas comunidades, principalmente entre agricultores y pastores, que otrora vivían en paz.

Todos ellos han elogiado igualmente en sus respectivos discursos de Año Nuevo la labor de las fuerzas de seguridad en la lucha contra los terroristas y los sacrificios que tanto estos, como sus familias, están realizando en pro de la seguridad de todos los ciudadanos.

«Cada vez que un burkinés es víctima de un acto terrorista, todos sentimos el dolor», ha sostenido el mandatario del país, Roch March Christian Kaboré. «La victoria del pueblo burkinés sobre el terrorismo es seguro porque tenemos fe en nuestra unidad frente a la adversidad, fe en nuestra determinación inquebrantable, en el futuro radiante de Burkina», ha subrayado en su mensaje.

En este sentido, ha reconocido que «esta victoria sobre el terrorismo no se logrará solo en el plano militar» sino que también «debe ganarse en el plano del desarrollo», de ahí la puesta de su gobierno en este ámbito, en el que ha confiado en contar con el respaldo internacional.

Así la cosas, ha apelado a los ciudadanos a «mirar con resolución hacia el futuro» ya que «pronto, todo esto que hemos vivido solo será un recuerdo lejano». Además, ha confiado en que el nuevo año todos «estarán a la altura de sus responsabilidades para la victoria contra el terrorismo, la consolidación de la democracia y de nuestra vida juntos, y para la prosperidad continua de nuestro país».

«GANAREMOS ESTA GUERRA»

Por su parte, el presidente de Níger, Issoufou Mahamadou, ha reconocido que 2019 «ha estado marcado por el recrudecimiento de los ataques terroristas en los países del Sahel», incluido el suyo. En este sentido, ha dejado claro que el «sacrificio» de los soldados que han muerto en los ataques «no será en vano ya que, si Dios quiere, ganaremos esta guerra».

Esto será así, ha subrayado el mandatario nigerino, «porque en primer lugar tenemos los voluntad, y a continuación, porque tenemos los medios». En este sentido, ha dicho que su objetivo es proteger las «instituciones democráticas», la integridad del país y «garantizar la seguridad de personas y bienes».

Por ello, ha agregado, «movilizaremos todos nuestros recursos estratégicos para vencer al terrorismo». «El año 2020 marcará un giro en esta lucha contra el oscurantismo y la ignorancia», ha asegurado Issofou.

El presidente nigerino ha dicho contar con los ciudadanos así como con los aliados del país «para expulsar al terrorismo no solo de Níger, sino del conjunto del Sahel y de la cuenca del lago Chad».

ATAQUES A «UNA ESCALA SIN PRECEDENTES»

Por último, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, también se ha referido al aumento de los ataques terroristas en el último año en su intervención y ha denunciado que «a una escala sin precedentes, localidades enteras que antes eran remansos de paz y tolerancia, han visto al odio matar y quemar».

«Los choques intercomunitarios, las violencias motivadas por la venganza o por el cálculo de instalar la estrategia paralizante del miedo nos han confrontado a barbaries de otra era, a horrores que no creíamos entre nosotros», ha lamentado, incidiendo igualmente en el «duro peaje» pagado por las fuerzas de seguridad en «lo que es más que nunca nuestra guerra de liberación».

Keita ha admitido que «el enemigo ha alcanzado un nivel de sofisticación y violencia sin precedentes» pero se ha mostrado convencido de que no terminará imponiéndose porque «hay algo que no puede ser atacado, ni puede ser cedido: nuestra identidad basada, entre otros valores, en la gratidud y el respeto al huésped».

El mandatario se ha referido con ello a las cada vez más numerosas voces contrarias a la presencia de tropas extranjeras en Malí, en particular las de la operación Barkhane de Francia. En su opinión se trata de una minoría ya que, según él, la «mayoría» profesa un «sentimiento de gratitud».

El presidente maliense se ha referido a «eventuales incomprensiones y malentendidos» que surgen en el marco de esa alianza y ha confiado en que serán «disipados en el menor plazo posible», haciendo mención expresa a la cumbre del 13 de enero convocada por el presidente francés, Emmanuel Macron, en Pau con los mandatarios del Sahel para conocer de primera mano qué esperan estos de la presencia militar francesa en la región.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El presidente de Gambia crea su propio partido en medio de las presiones para que renuncie
El EZLN rechaza el proyecto ferroviario de López Obrador, pues trae «desgracias para la gente y la naturaleza»