Los cerebros de los niños podrían no reducirse a medida que se desarrollan, como se pensaba, según un estudio

Los cerebros de los niños probablemente no se vuelven más delgados a medida que se desarrollan, tal y como se creía y, contrariamente, parece que hay un incremento de la mielina, según un estudio realizado por Vaidehi Natu, de la Stanford University (California), y sus compañeros del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig (Alemania).

Hasta ahora, los estudios sobre este tema apuntaban que ciertas regiones del córtex cerebral (el lado más exterior del cerebro) se hace más delgado conforme el niño se desarrolla. Tres milímetros de grosor de media, los estudios han registrado que los niños pueden perder cerca de un milímetro de materia gris cuando llegan a la edad adulta.

Se han puesto sobre la mesa varias hipótesis para explicar esta gran pérdida. Por ejemplo, se establece que las células de la materia gris y sus conexiones pueden «reducirse» de forma natural, presumiblemente para promover un cerebro más eficiente. Por tanto, quizás una reducción prolongada de estas células y sus conexiones en los cerebros jóvenes podría explicar este adelgazamiento del tamaño. Por otro lado, se sabe que el cerebro se expande durante el desarrollo. Entonces, estos investiogadores se preguntan ahora si tal vez el córtex se estrecha en este proceso.

Así, esta nueva investigación no descarta estos procesos, y de hecho encuentra evidencias para esto último. Sin embargo, este nuevo trabajo sugiere que un cambio importante relacionado con el proceso de mielinización ha pasado desapercibido y, por tanto, no ha sido detectado, debido a las limitaciones de estudios previos.

Concretamente, el presente estudio muestra que cuando esto se mide a través de una Resonancia Magnética, se observa que los cerebros jóvenes desarrollan una mayor mielinización. Esto es algo bueno, pero podría echar por tierra las teorías previas en torno al espesor de la materia gris o cortical.

LA IMPORTANCIA DE LA MIELINA

La mielina, conocida como la materia blanca , es una cubierta grasosa que aisla y protege muchas fibras nerviosas y permite una neurotransmisión más rápida. El problema es que la valoración de la materia gris depende enormemente de la detección del límite entre materia blanca y materia gris. Tal y como Natu y Kirilina han descubierto, este límite puede no estar claro y la masa cortical infravalorada si la mielinización incrementa durante el desarrollo. Los investigadores descubrieron estos resultados examinando cerebros de adultos y niños a través de resonancias magnéticas.

Kirilina, por su parte, recomienda cautela. «El hecho de que el córtex adelgace durante el desarrollo está bien establecido, incluso con métodos histológicos. Con esto no estamos diciendo que la reducción no ocurra, pero las estimaciones podrían quedarse fuera en algunos casos debido a la mielinización simultánea».

En realidad, el equipo estaba observando tres partes especializadas en la zona alta del córtex visual del cerebro. Pese a su proximidad, cada uno mostraba un patrón propio de desarrollo, lo que subraya la necesidad de una interpretación cautelosa.

Por ejemplo, las áreas de reconocimiento de caras y palabras mostraban el efecto de mielinización descrito, mientras que la que se ocupa del reconocimiento de lugares mostraba una aparente reducción sin rastro de mielinización. En lugar de ello, no parecía un cambio estructural, ya que se estrechaba cada vez más.

Subrayando la importancia de la conexión entre estructura y función, las diferencias del proceso de mielinización de estas regiones especializadas fueron confirmadas en cerebros de adultos una vez estos habían muerto, usando una Resonancia Magnética ultra fuerte y la histología.

Las implicaciones de estos nuevos descubrimientos son muy amplios, ya que décadas de trabajo necesitarán ser revisadas y analizadas con precisión. Por ejemplo, hay un amplio abanico de literatura que sugiere que el espesor del cortex cambia cuando se aprenden nuevas habilidades. Ahora necesita determinarse si la mielinización tiene algo que ver.

Más allá de eso, la degradación de la mielina puede llevar a un debilitamiento de las enfermedades, y justo esto es lo que ocurre en la esclerosis múltiple. Así, técnicas más apropiadas, como la Resonancia Magnética prometen mejorar estos hallazgos, monitorizando y tratando las condiciones que influyen.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La inteligencia artificial ya es tan efectiva como los médicos para diagnosticar enfermedades, según un gran estudio
Detenido un vecino de Torrelavega de 41 años por amenazar de muerte a comerciantes y residentes de Nueva Ciudad

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios