Las entidades financieras acreedoras de OHL apoyan su plan de refinanciación

MADRID, 25

Las entidades financieras acreedoras de OHL se han comprometido a apoyar la operación de refinanciación en la que la compañía está actualmente inmersa y que conllevará una quita y capitalización de 105 millones de euros de su deuda.

La constructora controlada por la familia mexicana Amodio ha indicado además que este mismo jueves se ha adherido, junto a alguna de sus filiales, al contrato de lock-up firmado entre sus principales accionistas y el Grupo Ad Hoc, que incluye que el pago del cupón a los bonistas para el próximo 15 de marzo se realice en la fecha de implementación de la operación.

Las entidades acreedoras han alcanzado un acuerdo con un grupo de bonistas sobre los términos principales que aplicarán tras la implementación de la operación, que se refieren, entre otrascuestiones, al rango y prioridad entre acreedores, la ejecución de garantías reales y personales y el orden de amortización en caso de venta de activos por parte del grupo.

En concreto, establece que las obligaciones de acreedores relativas a líneas de avales y préstamos sindicados y potenciales nuevas líneas de avales tendrán rango superior a los nuevos bonos y a otras líneas de avales bilaterales, cuyo rango será pari passu entre ellos, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Igualmente, regula qué grupo de acreedores tendrá la facultad de iniciar los procedimientos de ejecución, sujeto a ciertas excepciones y periodos de espera. Además, incluye un régimen de venta de activos que requiere que la Sociedad utilice los fondos obtenidos de acuerdo con un orden de repago de deuda predeterminado en el que la deuda de los acreedores queda por delante de los nuevos bonos, sujeto al cumplimiento de ciertos umbrales para cubrir las necesidades deliquidez de la sociedad.

Finalmente, ha anunciado igualmente que ha solicitado el inicio del procedimiento de Scheme mediante el envío de una notificación formal a los bonistas para llevar el acuerdo a un tribunal de Londres, validando unas condiciones que hubiese sido vinculantes tanto para los que hubieran aceptado o no el acuerdo.

Los principales accionistas de la compañía, los hermanos mexicanos Amodio y Grupo Villar Mir, comenzaron las negociaciones de la refinanciación el pasado mes de enero con una aceptación del 57,3% de los titulares de los bonos.

De los 593 millones de euros de saldo vivo actual en estos dos bonos, los titulares del 62% (367 millones) lograrán una quita del 10% si aceptan el acuerdo antes de esta fecha y del 12% para los que no. En caso de que todos los bonistas acepten el acuerdo antes de la nueva fecha límite, la quita alcanzará los 36,6 millones de euros.

Por otra parte, los tenedores del 38% del importe de ambos bonos (226 millones) accederán a una capitalización del 30%, es decir, 68 millones de euros, que se convertirán en acciones de la empresa de 0,74 euros por título.

Sumando la quita y la capitalización, la reducción alcanzará los 105 millones de euros. El resto irá a parar a un nuevo bono conjunto que pasará a tener un importe principal de 488 millones de euros, con vencimiento en 2025 y 2026, en lugar de las fechas antes contempladas, que eran 2022 y 2023.

No obstante, el acuerdo no solo contempla este operación, sino que también prevé la suscripción de dos ampliaciones de capital a un precio un 55% por debajo del valor de mercado, así como la aceptación por parte de la junta general de accionistas.

La primera ampliación será de 35 millones para todos los accionistas y la segunda por un importe máximo de 36,4 millones para que los Amodio y Tyrus, un acreedor vinculado a la deuda que Grupo Villar Mir mantiene con OHL, terminen por inyectar los 37 y 5 millones, respectivamente, comprometidos.

Print Friendly, PDF & Email