La vacuna Moderna COVID-19 estimula una respuesta inmune duradera que se mantiene fuerte más de 6 meses

La vacuna Moderna COVID-19 estimula una respuesta inmune duradera que se mantiene fuerte más de 6 meses, según un nuevo estudio de científicos del Instituto de Inmunología de La Jolla (LJI) en Estados Unidos que ayuda a responder la pregunta de cuánto tiempo dura la inmunidad contra COVID-19 en personas vacunadas.

El estudio, que ha sido publicado en Science , también señala que la dosis baja de la vacuna Moderna dura al menos seis meses y no hay ningún indicador de que las personas vacunadas necesiten una vacuna de refuerzo.

También muestra que esta fuerte memoria inmunológica se mantuvo en todos los grupos de edad evaluados, incluso en personas mayores de 70 años, un grupo demográfico especialmente vulnerable al COVID-19 grave. Además, la memoria inmunológica se mantuvo estable y ese es un buen indicador de la durabilidad de las vacunas de ARNm.

«Este momento es crítico porque es cuando se ha formado la verdadera memoria inmune», ha explicado la profesora asistente de investigación de LJI Daniela Weiskopf, una de las autoras del estudio, junto con los profesores Alessandro Sette y Shane Crotty.

De hecho, la vacuna Moderna COVID-19 (mRNA-1273) condujo a fuertes respuestas de células T CD4 + (auxiliares), células T CD8 + (asesinas) y anticuerpos durante al menos seis meses después de que los participantes del ensayo clínico se vacunaron por completo, por lo que es probable que la respuesta inmune podría durar mucho más.

UNA DOSIS MENOR TAMBIÉN PROTEGE

Los investigadores compararon a los pacientes con COVID-19 recuperados con los participantes del ensayo de la vacuna que recibieron una dosis de 25 microgramos de la vacuna Moderna durante los ensayos clínicos de fase 1, respaldados por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Institutos Nacionales de Salud.

«Queríamos ver si una cuarta parte de la dosis puede inducir alguna respuesta inmune. Tuvimos la oportunidad de recibir las muestras de los participantes del ensayo de fase 1 de Moderna / NIH original que habían recibido dos inyecciones de 25 microgramos de la vacuna, con 28 días de diferencia», afirma el primer autor del estudio, José Mateus Triviño, becario postdoctoral en LJI.

Esta dosis de vacuna es una cuarta parte de la dosis de Moderna de 100 microgramos que recibió la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Si bien los investigadores no saben si esta dosis más pequeña es tan eficaz como la dosis estándar, este nuevo estudio muestra que la respuesta de células T y anticuerpos en el grupo de dosis más pequeña sigue siendo fuerte.

De hecho, los investigadores encontraron que la vacuna Moderna estimula una respuesta inmune adaptativa a la proteína pico del SARS-CoV-2 (un objetivo clave) casi idéntica a la respuesta del sistema inmune a una infección natural del SARS-CoV-2. «La respuesta es comparable. No es más alto ni más bajo», señala Weiskopf.

El nuevo estudio no muestra que una dosis más baja de la vacuna Moderna proporcione la misma protección que la dosis estándar. «Se necesitaría un ensayo clínico para decirle qué tan protectora es la dosis más baja», añaden los investigadores

EL RESFRIADO COMÚN PREPARAN EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

La nueva investigación también muestra el poder de las células T con «reactividad cruzada». En un estudio publicado en Science de 2020, el equipo de LJI mostró que las células T en personas que se habían recuperado de los coronavirus del resfriado común podían responder al nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. En ese momento, no sabían si esta reactividad cruzada realmente podría proteger contra COVID-19.

«Comprender el papel de las células T con reactividad cruzada es importante porque las células T juegan un papel importante en el control y la resolución de las infecciones por COVID-19», añade Sette.

Para el nuevo estudio, los investigadores encontraron que las personas con células T con reactividad cruzada tenían respuestas de anticuerpos y células T CD4 + significativamente más fuertes a ambas dosis de la vacuna. «Si tiene esta reactividad inmunológica, su sistema inmunológico puede actuar más rápido contra el virus. Y varios estudios han demostrado que la rapidez con la que reacciona el sistema inmunológico es clave», explica el investigador.

LA VACUNA MODERNA ACTIVA LAS CÉLULAS T «ASESINAS»

El equipo también llenó un vacío importante en la investigación de la vacuna COVID-19. Hasta ahora, muchos estudios habían demostrado una respuesta eficaz de las células T CD4 + a la vacuna Moderna, pero faltaban datos sobre las células T CD8 +. Sabemos que las personas infectadas de forma natural y recuperadas desarrollan excelentes respuestas de células T CD8 + contra el SARS-CoV-2; sin embargo, había preocupación por la generación de células T CD8 + por las vacunas de ARNm.

El nuevo estudio muestra una fuerte respuesta de las células T CD8 + a la vacuna Moderna de dosis baja, similar a la respuesta después de que un paciente lucha contra una infección natural del SARS-CoV-2. «Vemos una sólida respuesta de células T CD8 +, y lo demostramos usando múltiples ensayos», agrega Weiskopf.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Ejército de Etiopía llama a «los jóvenes y milicias» de Tigray a «rendirse pacíficamente»
Roldán (AEB) pide reglas claras y ayuda de las autoridades en la lucha contra el cambio climático