La crisis sanitaria relacionada con el clima en el Cuerno de África se agrava con el aumento de brotes de enfermedades

Un nuevo análisis realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha descubierto que la cantidad de brotes de enfermedades y emergencias de salud relacionadas con el clima en el Gran Cuerno de África ha alcanzado su nivel más alto en este siglo, profundizando una crisis de salud en una región donde 47 millones de personas ya enfrentan hambre aguda.

La mayor parte de la región está luchando contra la peor sequía en al menos 40 años, y ahora se anticipa una quinta temporada de lluvias sin precedentes, mientras que otras partes enfrentan inundaciones y conflictos.

«El cambio climático está teniendo un impacto aquí y ahora en la salud de los africanos en el Gran Cuerno de África. El fracaso de cuatro temporadas de lluvias consecutivas ha abrasado la tierra y ha empujado a las personas a abandonar sus hogares en busca de alimentos y agua», ha dicho el doctor Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África.

«Es fundamental que los líderes mundiales lleguen a un acuerdo para detener el aumento de las temperaturas en la 27ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), que se está celebrando muy apropiadamente en África. Como continente somos los menos responsables del calentamiento global, pero entre los primeros en experimentar su trágico impacto», añade Moeti.

El análisis de los siete países del Gran Cuerno de África (Yibuti, Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda) ha registrado 39 brotes, inundaciones y otros eventos agudos de salud pública notificados entre el 1 de enero y el 30 de octubre de 2022. Esto ya es el número anual más alto informado desde 2000, con dos meses restantes en el año. Los brotes de ántrax, sarampión, cólera, fiebre amarilla, chikungunya, meningitis y otras enfermedades infecciosas representan más del 80 por ciento de los eventos agudos de salud pública informados, y las sequías, inundaciones y otros desastres representan el 18 por ciento.

Se estima que millones de niños menores de cinco años se enfrentan a desnutrición aguda, lo que aumenta el riesgo no solo de morir de hambre, sino también de resultados graves durante un brote de enfermedad debido a una inmunidad debilitada. Los niños desnutridos son más susceptibles a las enfermedades comunes de la infancia. A nivel mundial, el 45 por ciento de las muertes de menores de 5 años están asociadas con la desnutrición.

Tal y como agrega Moeti, en los últimos cuatro años, el número de personas que enfrentan hambre aguda en el Gran Cuerno de África «se ha más que duplicado». «Debemos poner fin a este aumento exponencial de la miseria. Entre la desnutrición y la muerte suele haber enfermedad. Las terribles condiciones en el Gran Cuerno de África son una tormenta perfecta para los brotes que, a menos que actuemos rápidamente, estallarán con una intensidad cada vez mayor», ha agregado.

Según el director regional de la OMS para África, para montar una respuesta de emergencia efectiva a la crisis son necesarios 124 millones de dólares (127,2 millones de euros), pero hasta ahora solo han recibido el 34 por ciento de dicha solicitud.

La cobertura de vacunación en la región de las vacunas infantiles que salvan vidas está muy por debajo del umbral necesario para prevenir brotes de enfermedades. En la mayoría de los países de la región, la cobertura de vacunación contra el sarampión es demasiado baja para prevenir casos y todos los países del Cuerno de África han tenido que lidiar con brotes de sarampión en 2022.

INUNDACIONES EN SUDÁN DEL SUR

La sequía no es el único fenómeno meteorológico extremo al que se enfrenta la región. Sudán del Sur está experimentando su cuarto año consecutivo de inundaciones con el 40 por ciento del país bajo el agua. Las inundaciones han destruido o dañado miles de casas y decenas de establecimientos de salud, fuentes de agua y letrinas en 15 estados. Además, el ganado y una amplia superficie de tierras agrícolas se han visto afectados por las inundaciones, lo que contribuye a la inseguridad alimentaria.

La inseguridad alimentaria, resultante de las inundaciones y la sequía, junto con los conflictos, las consecuencias de la pandemia de Covid-19 y los altos precios de los alimentos y el combustible, ha obligado a las personas a huir de sus hogares y la región ahora tiene 4,5 millones de refugiados y solicitantes de asilo, así como 12,7 millones de desplazados internos.

Tal y como recuerdan desde la OMS, el desplazamiento de personas a menudo significa que se perderán la atención médica que necesitan, incluida la atención preventiva. «Los refugios temporales abarrotados con malas condiciones de agua y saneamiento pueden contribuir a un mayor riesgo de brotes», advierten.

En respuesta a la profundización de la crisis de salud, la OMS se enfoca en garantizar que las poblaciones vulnerables, especialmente los niños, tengan acceso a los servicios de salud esenciales, protegiendo a las poblaciones de enfermedades a través de campañas de inmunización, detectando y respondiendo a los brotes y brindando tratamiento para la desnutrición aguda severa, entre otras acciones.

La OMS ha movilizado más de 7 millones de dólares (7,2 millones de euros) en suministros y equipos para el Gran Cuerno de África, incluidos 3 millones de dólares estadounidenses en kits para la desnutrición grave o enfermedades como el cólera y el sarampión. La Organización también ha capacitado a miles de trabajadores de la salud en toda la región sobre el manejo de la desnutrición aguda.

«La OMS necesita urgentemente que los socios se unan para apoyar la respuesta a la inseguridad alimentaria en la región», dice el doctor Egmond Evers, gerente de Incidentes, en cuanto a la respuesta de la OMS al Gran Cuerno de África. «Debemos garantizar una respuesta de salud sólida para prevenir enfermedades y muertes por riesgos para la salud relacionados con la inseguridad alimentaria. Necesitamos más equipos y suministros médicos esenciales, vacunas, medicamentos y kits para respaldar los servicios de salud esenciales. Debemos intensificar acciones críticas como las vacunas y mejorar la vigilancia para evitar que los brotes se salgan de control. No podemos demorarnos más. Debemos actuar ahora», concluye.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los chefs Aduriz, Javi Estévez, Pepa Muñoz o Maldonado participarán en el evento solidario Soul Food Nights
Enel gana 1.759 millones hasta septiembre, un 30 por ciento menos

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios