Euskadi cree que uno de los factores de ralentización de bajada de contagios es la reapertura de la hostelería

Afirma que existe «un margen de mejora importante» en el uso de la mascarilla en bares y restaurantes por parte de los ciudadanos

BILBAO, 1

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, cree que uno de los factores de ralentización de bajada de positivos por covid-19 en Euskadi es la reapertura de la hostelería por la relajación que supone en las medidas preventivas, como el del uso de la mascarilla o el aumento de los contactos sociales.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Sagardui ha rechazado que, «en ningún momento, se haya señalado a la hostelería» como la causante los contagios, sino que se ha atribuido al aumento del número de contactos en ciertos espacios, en los que «la socialización lleva a relajar las medidas preventivas, como el uso de la mascarilla».

En este sentido, ha destacado que en bares y restaurantes la gente rompe sus «burbujas» de encuentro con personas, y aumentan los contactos. «Eso tiene su efecto sobre los números de contagios», ha añadido.

En este sentido, ha recordado que el pasado día 11 decayeron la medida de cierre de hostelería en municipios de zona roja, de mayor incidencia de la covid-19 (más de 500 por cada 100.000 habitantes), en un momento en el que muchas localidades ya había superado esa situación.

«Se aprecia a partir del día 16 una ralentización en el descenso de la incidencia que vamos acusando día a día. No es único que el factor que puede provocar esto, pero, sin duda, sumado, sí se ve un efecto», ha manifestado.

A su juicio, se observa que «la gente hace un uso respetuoso de los espacios», pero no de las mascarillas porque «queda bastante por mejorar». «No acabamos de entender que el hecho de sentarnos para comer o beber algo no significa que nos tengamos que quitar la mascarilla en este momento hasta que terminemos de comer y beber, sino que hay que mantenerla y quitárnosla solo en el momento de comer y beber. En esa parte todavía tenemos un margen de mejora importante», ha asegurado.

VACUNACIÓN

Gotzone Sagardui ha señalado que el plan de escalada de vacunación continuará en Euskadi y, si llegan más vacunas, se seguirá ampliando. En todo caso, ha explicado que no esperan esta semana tener más cantidades de las vacunas de Pfizer y Moderna, y ha recordado que AstraZeneca anunció una reducción del número de envíos a realizar. «Lo que esperamos es que, al menos, se mantengan los envíos», ha indicado.

En cuanto se disponga de vacunas suficientes, según ha asegurado, Osakidetza podrá suministrar 15.000 dosis diarias. No obstante, cree que no es probable que esta semana lleguen los antídotos que se han ido retrasando, sino que, «al contrario», se recibirán menos de las dosis que estaban previstas en un primer momento.

Asimismo, ha advertido de «la complejidad» de la vacunación porque, en estos momentos, existen tres tipos de vacunas que no se pueden inocular «de la misma manera» a la población.

La titular de salud ha recordado que, en la actualidad, se combina la vacunación de las segundas dosis del personal sociosanitario, de los residentes de personas mayores y de discapacidad –aunque ya se está prácticamente terminando–, y la de los profesionales de la Sanidad pública y privada.

Estos colectivos, según ha recordado, precisan de la vacuna de Pfizer o Moderna y las cantidades que llegan de estos antídotos «están siendo muy pequeñas». El viernes pasado llegaron a Euskadi 8.000 dosis de Moderna, lo que supone solo 4.000 para inmunizar.

Además, ha recordado que este lunes se inicia la vacunación de las personas mayores de 90 años, colectivo que supera las 30.000 personas en Euskadi y al que se le deben suministrar estas dos vacunas. Por su parte, AstraZeneca está administrándose a personal de otros ámbitos, como el docente, Ertzaintza, Policías Municipales y Bomberos o de centros de día.

Tras asegurar que no se han guardado más de las dosis previstas para segunda tanda de vacunación con el fin de inmunizar a la ciudadanía, ha señalado que la reserva «se ajusta a la mínima». En todo caso, ha admitido que el hecho de que con AstraZeneca la segunda dosis se tenga que inocular mucho más tarde que la de Pfizer o Moderna –son diez las semanas a esperar– permitirá incrementar el ritmo de vacunación porque se puede realizar una reserva estratégica menor.

Gotzone Sagardui ha asegurado que no se «olvidan» de la población de más de 55 años y hasta los 65, que se puede sentir «discriminada» ya que no se tiene prevista todavía su vacunación. «En función de la disponibilidad de la vacuna adecuada, se les va a ofrecer a todas las personas en Euskadi», ha manifestado.

VARIANTE BRITÁNICA

Sagardui ha asegurado que la variente británica todavía no es mayoritaria en Euskadi, aunque ha reconocido que «su incidencia ha crecido», tal como preveía el Gobierno Vasco, al igual que ha ocurrido en otras comunidades autónomas.

«Nosotros estamos en la media de la presencia de esta variante en el Estado», ha asegurado, en alusión a los datos ofrecidos la pasada semana que apuntaban a que esta cepa ya representaba el 42,2 % de los casos. En todo caso, ha precisado que no hay evidencia de que se transmita más rápidamente.

Además, ha rechazado que la situación del municipio de Santurtzi, en el que hay todavía una incidencia acumulada de más de 600 casos por cada 100.000 habitantes, se deba «necesariamente» a la variante británica porque no se ha detectado en esta localidad «una presencia especialmente alta de esta cepa».

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Ibex 35 avanza un 1,25% en la media sesión y se mantiene sobre los 8.300 puntos
Cantabria suma 39 casos y baja la incidencia, pero sube la presión hospitalaria