El IBBTEC participa en un estudio para mejorar la eficacia de la quimioterapia en cáncer de mama triple negativo

Los investigadores del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (IBBTEC, centro mixto Universidad de Cantabria-CSIC con el apoyo de Sodercan) Fernando Calvo e Ignacio Varela participarán en el estudio Mecanismos de resistencia a la quimioterapia en el cáncer de mama triple negativo , un proyecto coordinado de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Dirigido por el jefe del Laboratorio de Señalización y Ciclo Celular del IRB Barcelona, Ángel Nebreda, el proyecto se centrará en investigar los mecanismos de resistencia a la quimioterapia para encontrar características que puedan predecir la respuesta de las pacientes, así como identificar posibles dianas para potenciar el efecto de los fármacos existentes y definir nuevas estrategias terapéuticas.

Con una duración de cinco años, en el estudio colaborará también el grupo de investigación de Juan Miguel Cejalvo, del Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia.

Según ha indicado la UC en nota de prensa, el cáncer de mama es el más diagnosticado, con más de 33.000 nuevos casos en España en 2019, y el segundo con mayor mortalidad entre mujeres.

A pesar de que las tasas de supervivencia han aumentado a lo largo de los años, hay un tipo de cáncer de mama conocido como triple negativo que supone un 10-20% de todos los casos, es particularmente agresivo y tiende a tener peor prognosis –conocimiento anticipado– y mayor probabilidad de metástasis.

A diferencia de otros tumores de mama, los tumores triple negativos no tienen ninguna característica que pueda ser atacada con terapias dirigidas, por lo que se tratan con quimioterapia general.

Una de las opciones preferentes para el tratamiento de estas pacientes es la combinación de dos tipos de drogas llamadas taxanos y antraciclinas. Aunque el tratamiento con esta combinación disminuye la progresión tumoral y, en general, aumenta la supervivencia, algunas pacientes apenas responden y acaban desarrollando resistencia.

Dado que estas dos drogas constituyen la primera línea de tratamiento en cáncer de mama triple negativo y que no existe ninguna alternativa actual a su uso, es fundamental entender los mecanismos por los que los tumores desarrollan resistencia a estas drogas.

PERSONALIZAR LAS TERAPIAS

Esto facilitaría el diseño de terapias más personalizadas que permitan predecir la respuesta a la quimioterapia, aumentar su eficacia y evitar, en la medida de lo posible, la aparición de resistencia.

En este proyecto se propone investigar cómo los tumores de mama triple negativo son capaces de eludir los tratamientos anti-tumorales.

Por un lado, se utilizará una tecnología que permite la secuenciación de células individuales para analizar los diferentes tipos de células, tanto cancerosas como normales, presentes en los tumores, y cómo cambian estas poblaciones en respuesta al tratamiento con la quimioterapia.

Por otro lado, se buscarán factores que faciliten la resistencia de las células tumorales a las drogas, usando la tecnología de «tijeras moleculares» (CRISPR/Cas9) que permite eliminar un único gen en cada célula para determinar su función.

Combinando ambas estrategias, los investigadores esperan encontrar características que predigan la respuesta de los pacientes a la quimioterapia, así como identificar proteínas o rutas moleculares cuya inactivación pueda potenciar el efecto de estas drogas, lo cual podría ayudar a diseñar nuevos tratamientos más efectivos.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La ONU afirma que se necesitan más de 730 millones de euros para atender la salud reproductiva de 54 millones de mujeres
Principio de acuerdo entre Navarra y el Estado para la actualización de la Ley del Convenio Económico