Detienen a una joven ebria que sustrajo el patinete de un repartidor, agredió a otro y sufrió un accidente

La Policía Nacional ha detenido a una joven de 23 años que se llevó el patinete eléctrico de un repartidor estacionado en la calle y con el que luego sufrió un accidente, debido a su estado de ebriedad. Además, agredió a otro repartidor y a un agente.

Según han informado fuentes policiales, la madrugada del pasado día 7 el propietario del patinete avisó al 091 de que acababan de sustraérselo en una céntrica calle de Santander, donde lo había dejado momentos antes junto a un kiosco de prensa para colocar la mercancía.

El hombre detalló que se trataba de un patinete eléctrico de la marca Xaomi, valorado en unos 400 euros, y que no había visto al autor del hurto.

Se acercó entonces otro repartidor de un establecimiento comercial cercano y relató que poco antes, cuando se encontraba descargando artículos de su camión, había visto a una mujer intentando subirse a su vehículo.

Al recriminarle su actitud, la mujer respondió con amenazas de muerte y con gritos, como si la hubiera agredido sexualmente, y le propinó arañazos y golpes, llegando a romperle la camisa. Finalmente el hombre consiguió subirse al camión y se fue del lugar.

Este último aportó a los agentes la descripción física de la autora, a la que encontraron en una calle cercana tendida en el suelo junto a un patinete, con indicios de haber sufrido un accidente.

Al acercase los policías a ella, comprobaron que no presenta lesiones visibles, pero sí un importante estado de intoxicación etílica, por la incongruencia en sus manifestaciones, el fuerte olor a alcohol y la nula colaboración.

Una vez detenida como presunta autora de delitos hurto y lesiones, los agentes intentaron trasladarla al Hospital Valdecilla de Santander para ser asistida por su grado de intoxicación etílica y su caída con el patinete, pero tuvieron que desistir por la actitud descontrolada y violenta de la joven, que no dejaba de proferir amenazas de muerte y golpear la mampara de seguridad del vehículo policial.

Por ello, se decidó su traslado a dependencias policiales, donde continuó insultando y manteniendo su actitud agresiva. Además, propinó un manotazo en la cara a una agente, la arañó y tiró al suelo sus gafas, por lo que incurrió en un nuevo delito de atentado a agente de la autoridad.

Finalmente, la detenida, con iniciales L.B.R.M. y sin antecedentes, fue puesta a disposición judicial.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equipo femenino #gitiracing consigue la victoria en la clase SP8 de las 24 horas de Nürburgring
UGT pide mejorar los salarios, subir el SMI y «parar ya» el alza de los precios de la electricidad