Correos lanza un proyecto piloto de uso de carros asistidos para facilitar el reparto

Correos ha iniciado un proyecto piloto para probar el uso de carros asistidos para facilitar el reparto a los trabajadores, utilizando motores eléctricos y, por tanto, contribuyendo a la reducción de las emisiones contaminantes.

Se utilizarán 48 unidades en centros de reparto de siete localidades de España y se evaluará su funcionamiento durante un año. El despliegue ha comenzado Dos Hermanas (Sevilla) y Valencia y llegará, hasta mediados de diciembre, a otros centros de Madrid, Cornellá (Barcelona), León, Santa Cruz de Tenerife y Vitoria.

De los 48 carros de reparto asistidos que se probarán, 24 han sido fabricados por MOOEVO y otros 24 por Scoobic, dos startups españolas que han desarrollado dos soluciones de movilidad diferentes para impulsar el desplazamiento del carrito y ahorrar esfuerzos.

Estos carros de reparto asistidos están pensados para ser utilizados en núcleos urbanos, especialmente en áreas de reparto poco concentrado, es decir, con pocos envíos por kilómetro recorrido, como zonas de viviendas unifamiliares o polígonos industriales.

También son adecuados para áreas de reparto en las que se deben recorrer distancias altas o que estén alejadas de la unidad de la que sale el cartero, lo que implica que este deba realizar un gran desplazamiento.

Correos está impartiendo la formación necesaria a la plantilla de reparto de las siete unidades seleccionadas y, en las primeras pruebas realizadas, sus opiniones han sido favorables. Así, los carteros valoran su facilidad de uso, su ayuda para mitigar el cansancio en el reparto y consideran los carros de reparto asistidos una herramienta de trabajo segura.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Gobierno destina 100 millones de eurosde los fondos europeos para fortalecer e innovar la oferta turística
Euskadi lamenta falta de «respuesta» en Consejo Interterritorial y advierte que la vía judicial «no es uniforme»