Cantabria, en nivel de preemergencia ante la previsión de nevadas y costeros

Se realizará un seguimiento del caudal de los ríos por deshielo, especialmente en la cuenca del Alto Ebro

El Gobierno de Cantabria ha activado el Plan Territorial de Emergencias de Protección Civil de Cantabria (Platercant) en fase de preemergencia ante la previsión de fenómenos meteorológicos adversos en forma de nevadas y fenómenos costeros previstos para este miércoles.

Además, durante la tarde de este miércoles y a lo largo del jueves está previsto realizar un seguimiento de la situación de los ríos por avenidas por deshielo, especialmente en la cuenca del Alto Ebro, ha informado el Ejecutivo autonómico en nota de prensa.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha establecido aviso amarillo (riesgo) desde las 09.00 horas de este miércoles y durante el resto de la jornada por nevadas a una altura de 800 metros, con una previsión de hasta 10 centímetros en la zona de Liébana y de 5 centímetros a 900 metros en Cantabria del Ebro.

También ha decretado nivel naranja (riesgo importante) por nevadas, con una previsión de 6 centímetros a 900 metros, en el centro y valle de Villaverde.

En cuanto a los fenómenos costeros, previstos durante toda la jornada, la AEMET espera viento de componente oeste, fuerza 8, con mar combinada del noroeste de cinco a siete metros.

La activación del Platercant en fase de preemergencia implica mantener informada a la ciudadanía de la evolución de los acontecimientos y alertar a los servicios de emergencia correspondientes y autoridades competentes que pudieran verse implicados por este fenómeno meteorológico.

Por este motivo, tras la declaración de esta fase se ha remitido una notificación de la resolución a todos los ayuntamientos, con el fin de que puedan alertar a los servicios municipales y acotar accesos y zonas susceptibles de verse afectadas por las nevadas, minimizando con ello los riesgos para la población.

RECOMENDACIONES

Asimismo, se recomienda a la población tomar las medidas de autoprotección necesarias frente a las nevadas, como informarse previamente del estado de las carreteras y la situación meteorológica ante cualquier desplazamiento. También se aconseja evitar viajar en coche siempre que no sea necesario y utilizar, a ser posible, el transporte público.

En caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, se recuerda la importancia de llenar el depósito, llevar cadenas y elementos de abrigo, y revisar neumáticos, anticongelante y frenos.

Además, se recomienda lleva un teléfono móvil y dispositivo de alimentación del mismo. Tener especial cuidado con las placas de hielo y permanecer en el coche en caso de quedar atrapado, son otras recomendaciones.

En este último caso, si el temporal sorprende dentro del coche, se aconseja mantener el motor encendido y la calefacción puesta, cuidando de renovar cada cierto tiempo el aire.

Aunque se desaconseja realizar excursiones a la montaña, en caso de hacerlas se recomienda informarse de la predicción meteorológica; conocer la localización de los refugios o cabañas donde resguardarse en caso de descenso brusco de las temperaturas, tormentas o de otros fenómenos adversos; y respetar las indicaciones de los carteles y señalizaciones sobre los riesgos de la montaña.

En lo que se refiere a temporales costeros e inundaciones, las recomendaciones de la Dirección General de Interior aconseja no estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos y costas; procurar circular por carreteras principales y autopistas en el caso de tener que viajar; evitar circular con el coche por zonas de vaguada que puedan verse afectadas por una riada y no atravesar los tramos que estén inundados; localizar los puntos altos más próximos; y mantenerse permanentemente informado de las predicciones meteorológicas y del estado de las carreteras.

En el interior de las viviendas, se recomienda hacer acopio de agua limpia y potable; crear diques de contención con sacos de arena o similar si la vivienda se encuentra en una zona potencialmente inundable; revisar cada cierto tiempo el estado del tejado, las bajantes de agua y los desagües próximos; y disponer los documentos importantes y los productos peligrosos en aquellos lugares de la casa en los que la posibilidad de deterioro por la humedad o derramamiento sea menor.

En caso de inundación de la vivienda se recuerda la importancia de desconectar la energía eléctrica, utilizando preferentemente linternas para el alumbrado, y cerrar las llaves de paso de agua y gas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El vicepresidente de Canarias afirma que el «desanclaje» del REF de la financiación autonómica «es innegociable»
Casado abre su gira latinoamericana con una «alianza por la libertad» frente a regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua