Bal (Cs) lamenta que continúen cambiando los protocolos de vacunación y pide al Gobierno una estrategia nacional común

El portavoz de la Ejecutiva de Ciudadanos y candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha lamentado que continúen cambiando los protocolos de vacunación contra el coronavirus en España, la última vez este miércoles, cuando se decidió suspender la administración de las dosis de AstraZeneca a las personas menores de 60 años, y ha reclamado al Gobierno central una estrategia nacional común.

En un desayuno informativo de Europa Press, Bal ha indicado que, desde que se puso en marcha el proceso de vacunación, se han aplicado seis protocolos distintos, y considera que «esto no puede ser». La última modificación, acordada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con la oposición del Ejecutivo madrileño, se adoptó ante los trombos que la vacuna AstraZenca podría haber generado en algunas personas.

El candidato de Cs a las elecciones autonómicas madrileñas del 4 de mayo considera que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene «mareados» a los ciudadanos y que debería impulsar una «estrategia común» para toda España, basada en criterios técnicos y epidemiológicos fijados por expertos.

NO DEBE HABER «UNA COMPETICIÓN ENTRE COMUNIDADES»

Refiriéndose también a las negociaciones que la Comunidad de Madrid entabló por su cuenta para adquirir dosis de la vacuna rusa, Sputnik, y las conversaciones de la Comunidad Valenciana con los responsables de la vacuna de Janssen, Bal ha subrayado que no se puede generar «una competición entre comunidades autónomas» por conseguir vacunas y que esta labor es responsabilidad del Ejecutivo central.

Tras destacar que la vacuna representa «la luz al final del túnel» de la pandemia de Covid-19, porque «no solamente es salud, es también economía», ha afirmado que su administración masiva a la población será la que permita «volver a la normalidad de verdad». Por tanto, «tomémonos en serio este problema», ha añadido, instando al Gobierno de España a obtener dosis suficientes y a las autoridades autonómicas a inocularlas «24 horas al día y siete días a la semana».

Bal ha defendido que es ahí donde las Administraciones Públicas deben centrar ahora toda su energía y capacidad, porque en el momento en que se alcance la inmunidad de rebaño frente al coronavirus, «ya no hará falta pensar en las restricciones a la libertad» que ha habido que imponer desde marzo de 2020 para reducir los contagios.

MEDIDAS TRAS EL FIN DEL ESTADO DE ALARMA

En cuanto al escenario posterior al fin del estado de alarma, que Sánchez no prevé extender más una vez finalice su vigencia el próximo 9 de mayo, el también portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso ha explicado que ya no será posible establecer toques de queda pero las comunidades autónomas podrán tomar otras medidas basándose en la legislación administrativa.

Sin embargo, cree que las autoridades autonómicas podrían actuar con más eficacia frente a la pandemia si el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos hubiese hecho caso a Cs cuando le instó a modificar la ley para que fuera la Audiencia Nacional, y no los Tribunales Superiores de Justicia de cada comunidad, la que ratificara judicialmente las medidas a nivel nacional, evitando así que en unos casos un tribunal avale las restricciones y en otros casos las rechace.

«Y si la Audiencia Nacional no ratifica las medidas, un recurso al Tribunal Supremo crearía jurisprudencia y seguridad jurídica», ha agregado.

Otra de las peticiones que Ciudadanos hizo a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, cuando negoció con el Gobierno su apoyo a las prórrogas del estado de alarma, y que no se atendió, fue que se reforzara la Alta Inspección de Sanidad. Según Bal, al PSOE «le da miedo» que partidos nacionalistas como Esquerra, el PNV o Bildu lo acusen de «recentralizar», un argumento al que el diputado no le ve sentido porque las competencias sanitarias siguen siendo de las comunidades autónomas.

Print Friendly, PDF & Email