(AMP) Brufau dice que el coste del objetivo de descarbonización para 2030 «perjudicará la competitividad»

Titos (Mercedes Benz) reclama un marco de referencia «realista y acordado» y dice que si se pone «el listón muy alto, se puede tropezar»

BILBAO, 21

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha afirmado que el coste del objetivo de descarbonización que ha fijado el Gobierno central para 2030 es «el doble de lo que pide Europa» y va a «perjudicar la competitividad de la sociedad española».

Asimismo, ante la prohibición de vender vehículos de combustión a partir de 2040, ha asegurado que le dan «repelús» las prohibiciones y ha pedido centrar el debate en la renovación del parque de automóviles de España.

Brufau, que ha participado en Bilbao en el congreso de movilidad SUM Bilbao 19, se ha referido, de esta manera, a las medidas desgranadas este miércoles por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que serán aprobadas este viernes en Consejo de Ministros. En el evento también ha tomado parte el director general de la fábrica de Mercedes Benz España en Vitoria, Emilio Titos, que ha reclamado para las empresas un marco de referencia «realista y acordado», y ha advertido también de que si se pone «el listón muy alto, se puede tropezar».

El presidente de Repsol ha manifestado que el «mundo se está calentando» y «todos» tienen que intentar reducir el impacto de las emisiones de los efectos de gas invernadero y ha reconocido que es un «gran problema». «España es el 1% de las emisiones del planeta, debemos tomar medidas, sí, pero que no condicionen nuestra competitividad», ha asegurado.

Brufau ha afirmado que se vive en un momento de «agitación» y ha señalado que, a veces, cuando «los políticos hablan» en torno al debate sobre la transición energética, «no saben las consecuencias». El responsable de Repsol ha señalado que hay que reflexionar sobre las políticas que hay que adoptar en España o Europa para ser «realistas» y «no condicionar con estas políticas» el desarrollo de la industria y la competitividad del sector de automoción y su industria auxiliar.

En este sentido, se ha referido a los objetivos de descarbonización previstos por el Gobierno central para 2030, que sería una reducción de 120 millones de toneladas equivalentes de CO2. En la actualidad, se emiten 340 millones de toneladas.

Ese objetivo es, según ha destacado Brufau, «el doble de lo que pide Europa» (55 millones de toneladas de CO2), una cifra que considera que era «razonable» y posible de cumplir. El presidente de Repsol ha señalado que esos 120 millones suponen el 30% de las emisiones de este año.

Brufau ha afirmado que hay que preguntarse cómo se puede hacer y, tras indicar que es un «esfuerzo que no se puede calibrar», ha asegurado que hay que ver las consecuencias y, en este sentido, cree que el coste de hacerlo «va a perjudicar la competitividad de la sociedad española». Asimismo, ha indicado que, hoy por hoy, no «ha visto una alternativa viable» para reducir esas emisiones.

VEHÍCULOS DE COMBUSTIÓN

Asimismo, Brufau, ante la decisión del Ejecutivo de que no se vendan vehículos de combustión a partir de 2040, tras señalar que las prohibiciones le dan «repelús» y que no tiene «nada en contra del vehículo eléctrico», ha indicado que es una tecnología que todavía no está «madura» y que, hoy por hoy, no es competitiva, aunque cree que lo acabará siendo. «Cuidado con lo que estamos haciendo a la hora de crear grandes discursos», ha manifestado.

Además, ha advertido de que el 70% de las baterías se fabrican en China y para su producción «se utilizan energías de carbón altamente contaminantes».

En todo caso, cree que ahora el debate se centra en el vehículo eléctrico cuando debería estar en la renovación del parque de automóviles de España para retirar de las carreteras los vehículos más contaminantes, ya que es el «peor» después de Grecia, con 13 años de antigüedad.

En este sentido, ha elogiado al Gobierno Vasco por poner en marcha un Plan Renove con este objetivo y cree que es «un ejemplo de cómo se hacen las cosas». Brufau ha añadido que, en lugar de prohibir, hay que «incentivar» y le parece bien incentivar el vehículo eléctrico si es «competitivo», pero también los vehículos normales de combustión para sustitución de los más viejos y contaminantes.

Además, también defiende incentivar la I+D de los fabricantes para lograr que los vehículos de combustión sean cada vez menos contaminantes y cree que es «un error gravísimo» no hacerlo.

«Yo si estuviera en una empresa de fabricación de automóviles, pararía la investigación. ¿Por qué voy a investigar? Repsol trabaja mucho en biocombustibes de nueva generación que no emiten CO2 pero necesitan motores de combustión, si me prohíben el motor de combustión, ¿para qué voy a investigar?», ha indicado Brufau, que ha pedido «ser realistas, pragmáticos y hacer las cosas bien».

MERCEDES BENZ

Por su parte, el director general de la fábrica de Mercedes Benz España en Vitoria, Emilio Titos, que ha afirmado coincidir con la reflexión de Brufau, ha asegurado que las empresas en todo este debate quieren ser unas «herramientas útiles» pero necesitan «seguridad jurídica»

Tras advertir de que si se pone el «listón muy alto», seguramente se «va a tropezar», ha manifestado que el «riesgo» para las empresas es «enorme» porque un vehículo es «algo muy complejo»

Por lo tanto, ha insistido en que se les debe dar confianza. En este sentido, ha señalado que, en este momento, tienen «más que certezas, incertidumbres sobre lo que se espera de nosotros y no sabemos reflejarlo en el desarrollo tecnológico que eso requiere».

Por ello, ha reclamado un marco de referencia «realista y acordado» para «no fracasar» y poder «acertar», sin «malgastar los pocos recursos».

Por otra parte, ha indicado que la tecnología «no tiene límites» y que «los límites» están en las infraestructuras para que puedan ser sostenibles. Asimismo, ha destacado que Europa tiene el «liderazgo tecnológico» de los motores de combustión que hoy emiten el 10% que hace diez años, por lo que cree que se ha avanzado y pueden seguir teniendo recorrido.

Ante el debate sobre el vehículo eléctrico, ha advertido de que la fabricación de una batería supone «ocho años de un vehículo de gasolina conduciendo», por lo que ha mostrado sus dudas de que «hoy por hoy» sea sostenible.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casado rechaza «el mantra» de «las tres derechas» y sitúa al PP como única alternativa ante el «frente popular»
Arrimadas protagoniza un acto con Rivera este sábado en Madrid mientras sigue en el aire si será diputada

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios