Añadir capecitabina a quimioterapia aumenta supervivencia en tipo de cáncer de mama triple negativo, según estudio

Añadir capecitabina a la quimioterapia convencional aumenta la supervivencia y reduce las recaídas en un subgrupo determinado de pacientes con cáncer de mama triple negativo, que es el de peor pronóstico y el más necesitado de nuevos tratamientos, según ha demostrado el estudio GEICAM/2003-11_CIBOMA/2004-01 , realizado por la Coalición Iberoamericana de Investigación en Oncología Mamaria (CIBOMA) con el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama.

El trabajo, publicado en la revista Journal of Clinical Oncology , nació en 2003 con el propósito de intentar mejorar las alternativas terapéuticas para este grupo de pacientes con enfermedad localizada. El estudio analiza el papel de la quimioterapia oral (capecitabina) en mujeres con cáncer de mama triple negativo operable que han recibido quimioterapia convencional neoadyuvante (antes de la cirugía) y/o adyuvante (después de la cirugía).

Los investigadores pudieron confirmar que, si bien añadir la administración de capecitabina como tratamiento adyuvante no comporta un beneficio de manera significativa en la totalidad de las mujeres en términos de supervivencia libre de enfermedad (SLE) y supervivencia global (SG), sí que se han observado menos recaídas y mayor supervivencia en el subgrupo con cáncer de mama triple negativo no basal, determinado por inmunohistoquímica.

«En este grupo específico, entre las mujeres con cáncer de mama triple negativo, se observó una mejoría muy notable con capecitabina, pero es necesario ampliar esta investigación para confirmar su validez. Puede ser sin duda un resultado muy interesante para poder avanzar hacia la individualización del tratamiento de estas pacientes», subraya el presidente de Grupo GEICAM, Miguel Martín.

En el trabajo han participado investigadores de España, Brasil, México, Chile, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. España aportó el 60 por ciento de las 876 pacientes incluidas en el estudio. «Es un trabajo muy relevante porque nos da la base para intentar estudiar más biomarcadores y analizar qué podemos identificar en los tumores de las pacientes de modo que puedan beneficiarse de tratamientos como capecitabina», subraya Ana Lluch, del Comité Científico de GEICAM.

Print Friendly, PDF & Email
Share