Uribe alerta de que Colombia vive una «etapa pre chavista » y achaca a eso las acusaciones de corrupción

Pide a la UE «repensar» su rol en la crisis venezolana esgrimiendo que el diálogo solo fortalece a Maduro

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe ha denunciado este lunes que Colombia vive «una etapa pre chavista » que, según ha explicado, se basa en deslegitimar a las instituciones para alcanzar el poder, y ha achacado a eso las acusaciones de corrupción en su contra y en contra de su partido político, el gobernante Centro Democrático.

«Colombia está viviendo hoy una etapa que yo llamaría pre chavista «, ha dicho el inquilino de la Casa de Nariño entre 2002 y 2010, en un encuentro digital organizado por Nueva Economía Fórum (NEF).

Uribe ha indicado que «hoy en Colombia hay sectores que están creando un ambiente de pre chavismo diciendo que todo es malo, todo es corrupto, que no hay equidad». «Eso es lo que hizo (Hugo) Chávez, bien aconsejado por (Fidel) Castro», ha sostenido.

El antiguo mandatario ha precisado que «el chavismo colombiano tiene un discurso de deslegitimar al Gobierno, de acusar a un Gobierno transparente de corrupción», en alusión a las investigaciones sobre la financiación de la campaña electoral de Centro Democrático, el partido de Uribe y el del actual presidente, Iván Duque.

«Estos sectores pro chavistas de Colombia quieren llevar al país a lo que fue la Venezuela pre chavista , aquella Venezuela que deslegitimó todas las instituciones –allá con razones y aquí sin razones–, que le permitió ganar a Chávez y que creen que les va a permitir ganar las elecciones de 2022», ha advertido.

Uribe ha llegado a culpar a su otrora delfín político, el también ex presidente Juan Manuel Santos, –al que ha vuelto a acusar de hacer «todo lo contrario» a lo que prometió como candidato–, de sentar las bases para que haya «grandes posibilidades de que llegue al poder el narcochavismo «.

«El pro chavismo y el pro castrismo es vergonzante en lo público. Ellos tienen el corazoncito vendido al castrismo y al chavismo pero lo niegan porque si lo dicen les va mal con el electorado», ha afirmado.

Frente a ello, ha reivindicado que Duque «es un hombre totalmente transparente», «de manos pulcras», al tiempo que ha defendido las «buenas decisiones» que ha tomado el presidente en materia económica y social y en el marco de la pandemia de coronavirus, deseando que tenga un «éxito rotundo» una vez superada para frenar esta corriente.

En concreto, le ha aconsejado intensificar «las buenas políticas sociales que ha puesto en marcha durante la pandemia» para que Colombia deje atrás la crisis de la COVID-19 «sin rabia social».

Colombia, al igual que otros países latinoamericanos como Bolivia o Chile, cerró 2019 con fuertes protestas en demanda de una mayor igualdad social que, según han vaticinado numerosos expertos, podrían reactivarse incluso con más fuerza si el coronavirus exacerba las desigualdades.

Uribe también ha defendido su propia carrera política. «Ha sido una carrera transparente con financiaciones transparentes (…) Qué me demuestren un solo peso irregular a lo largo de mis campañas. No han podido ni podrán», ha aseverado. «No nos pudieron derrotar ideológicamente (…) y nos quieren derrotar con infamia», ha apostillado.

CRISIS VENEZOLANA

Por otro lado, se ha referido directamente a la crisis política en Venezuela, expresando su temor a que «estabilice su fracaso», para lo cual ha señalado como precedente el régimen castrista en Cuba.

Interrogado sobre el rol de la UE, ha contestado que «los apoyos a (Nicolás) Maduro en la expectativa de diálogo» podrían haberlo fortalecido, conforme a la máxima de que «si tu enemigo dialoga contigo no es porque estés débil, sino porque él está débil»: «Yo creo que Maduro ha sentido que todos los que se aproximan a dialogar con él están débiles».

A ello ha sumado que «dentro del sector europeo que apoya a (Juan) Guaidó las acciones no han sido suficientes», refiriéndose así a las sanciones dictadas por la UE contra dirigentes chavistas .

Así las cosas, el ahora senador ha instado a la UE a «repensar el tema de Venezuela», especialmente de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, que son clave para el futuro político del país.

CONSEJOS A ESPAÑA Y LA REGIÓN

Al margen de la cuestión venezolana, Uribe ha comentado el clima político en otros países en respuesta a preguntas específicas sobre los gobiernos de España, Brasil y Argentina.

Sobre España, ha reiterado que el país es «muy importante» para los estados latinoamericanos, como «puente» con Europa y «gran fuente de inversión» y de remesas, y ha querido ser «muy prudente» en lo tocante al Gobierno.

«Yo diría que, en lugar de frenar la economía privada, hay que continuar fortaleciéndola para poder hacer políticas sociales (…) que sean sostenibles. En Venezuela, Chávez subió al poder (…), acabó con la empresa privada (…) y subió la pobreza», ha dicho, acudiendo nuevamente al ejemplo venezolano.

En cuanto a Brasil, ha admitido que «hay controversia sobre el Gobierno de (Jair) Bolsonaro», si bien ha considerado que «tiene tiempo de corregir e incluso hasta de mejorar», confesando que «sería una frustración muy grande que fracasara».

Acerca de Argentina, ha considerado que su presidente, Alberto Fernández, «todavía está recibiendo las consecuencias de la herencia de hace seis años» del kirchnerismo y le ha deseado, al igual que a toda la región, «seguridad, confianza, inversión y política social».

Print Friendly, PDF & Email
Share