Sevilla (Bankia) pide certidumbre regulatoria y un debate sobre el efecto de mantener los tipos negativos

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha advertido de que el mantenimiento de los tipos de interés negativos y las incertidumbres sobre las exigencias de capital forman un “cóctel” que dificulta las decisiones de los inversores, impacta en la rentabilidad y valoración de las entidades financieras y desincentiva al ahorro, por lo que considera necesaria una reflexión en Europa en este sentido.

Durante el XV Encuentro del Sector Bancario organizado por IESE y patrocinado por EY, Sevilla ha apuntado que para el sector bancario y para los inversores es importante tanto terminar con las incertidumbres regulatorias como elevar la rentabilidad, presionada por el entorno de bajos tipos de interés.

En cuanto a la regulación, el consejero delegado de Bankia ha reconocido que el sistema bancario europeo ha mejorado en términos de seguridad, pero ha generado “dudas” en los inversores. En este sentido, ha advertido de que la combinación de una rentabilidad modesta con incertidumbres sobre las exigencias de capital es “un cóctel” que dificulta la visión de los inversores e impacta en las valoraciones de los bancos, por lo que ha reclamado que se despejen las incertidumbres regulatorias “cuanto antes”.

Respecto a los tipos de interés negativos, Sevilla ha reconocido que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) en los últimos años “ha tenido grandes ventajas”, pero considera que es hora de analizar su efecto mirando hacia adelante, ya que su mantenimiento en el tiempo “empieza a generar algunos efectos no deseables que penalizan la cuenta de resultados de los bancos.

Asimismo, el directivo ha advertido de que pueden suponer un desincentivo al ahorro a largo plazo, “necesario” en España, y crear “ciertas burbujas” por parte de los inversores, que buscan activos con rentabilidad positiva.

En este sentido, el consejero delegado de Bankia cree que en Europa se debe analizar si los potenciales efectos positivos de los tipos de interés actuales compensan a los negativos, un debate que ya se ha acometido en Suecia y donde el banco central del país ha decidido volver a los tipos de interés 0 a principios de 2020.

En cualquier caso, ante la situación actual el directivo ha señalado que las entidades deben trabajar por mejorar la eficiencia y reducir sus costes, lo que en el caso de Bankia se llevó a cabo mediante la integración con BMN el pasado año.

Asimismo, el directivo considera que el sector debe replantearse el modelo de negocio, poniendo al cliente en el foco y buscando una mayor vinculación del mismo. “Sin clientes, el banco no tiene sentido”, ha recordado Sevilla.

Todo esto debe acometerse desarrollando las oportunidades que ofrece la tecnología, pero en un entorno de elevada competencia en el que han irrumpido en el sector nuevos operadores digitales que pueden suponer una “gran amenaza”, con es el caso de las bigtech, que cuentan con una gestión de datos diferente.

LA GESTIÓN PRUDENTE DE LOS DATOS

El consejero delegado de Bankia cree que los gigantes tecnológicos no están tan interesados en el negocio tradicional de la banca, como la captación de depósitos y la concesión de crédito, sino que realmente buscan entrar en los medios de pago y la financiación del crédito al consumo para impulsar sus ventas y recabar mayor información de los clientes.

“Los bancos tenemos esa información que a las bigtech les gustaría tener para explotarla de otra manera, y ese es un mundo en el que me parece importante que las reglas del juego estén muy claras y definidas. Que actividades similares desarrolladas por distintos jugadores tengan entornos regulatorios similares o parecidos”, ha afirmado Sevilla.

En este escenario, el directivo cree que las entidades financieras deben contar con una estrategia clara sobre los datos, apostando por un entorno de privacidad y de gestión responsable, frente a la estrategia de las grandes empresas tecnológicas, que apuestan por “el uso de los datos de manera masiva para la comercialización de productos”.

Durante su intervención, el consejero delegado de Bankia ha apuntado a la mejora de reputación del sector como uno de los principales retos, ligada a una litigiosidad que “irá agotándose” en la medida en que se resuelvan los pleitos del pasado gracias a las nuevas normativas.

En este sentido, Sevilla ha asegurado que actualmente la comercialización de productos por parte de los bancos españoles es “radicalmente diferente” de la que se hacía hace una década. “Todos hemos aprendido que la comercialización de productos es un tema muy importante que tenemos que hacer bien. Tenemos una normativa mucho más clara en todos los ámbitos que debería permitir una relación más transparente, más regulada y que generara menos dudas interpretativas entre el cliente y el banco”, ha resaltado.

Por otra parte, el directivo ha sostenido que todos los bancos deben trabajar para ser capaces de trasladar a la opinión pública lo que el sector aporta a la sociedad y a la economía, pues “si algún sector deja de ser percibido como útil, dejará de existir”.

“Va a ser muy importante el foco en el cliente, en la medida en que las entidades trabajemos por dar un servicio cada día mejor, estoy segura de que irá convergiendo en un sector bancario con mejor reputación y, al mismo tiempo, con mejor rentabilidad”, ha concluido Sevilla.

Print Friendly, PDF & Email
Share