Schindler gana 875 millones en 2019, un 7,8% menos por el impacto de una devolución de impuestos

Schindler obtuvo un beneficio neto de 929 millones de francos suizos (875 millones de euros) en 2019, lo que supone una caída del 7,8% respecto al ejercicio precedente, cuando recibió un devolución de impuestos de 60 millones de francos suizos (56 millones de euros).

Según el fabricante de ascensores y escaleras mecánicas, el año pasado estuvo marcado por la «incertidumbre política y económica» en todo el mundo, como consecuencia del aumento del proteccionismo, de la volatilidad en divisas y de la «subida de los cotes laborales».

Pese a este escenario, la cartera de pedidos de la compañía creció un 3,9%, hasta los 12.123 millones de francos suizos (11.400 millones de euros), y los ingresos un 3,6%, hasta los 11.271 millones de francos (10.600 millones de euros).

El beneficio bruto de explotación (Ebitda), por su parte, alcanzó los 1.258 millones de francos (1.180 millones de euros), que corresponde a un margen de beneficio operativo (Ebit) sobre ingresos del 11,2%, frente al 11,7% del año anterior.

La compañía explica que se trata de «unos buenos resultados», asentados en la «decidida apuesta por la innovación y la tecnología», al defender que continuó con una postura «clara» por la transformación digital del negocio, aumentando el número de unidades conectadas y allanando el camino hacia la transición a la conectividad y funcionalidad en la nube.

El año pasado, el conjunto del sector de transporte vertical se vio favorecido por el aumento de la demanda general del mercado de nuevas instalaciones, impulsado principalmente por la región Asia-Pacífico y, sobre todo, en China, y Norteamérica.

En España, los trabajadores de Schindler salieron a la calle este lunes en la primera de las movilizaciones que han convocado para reivindicar la continuidad de la unidad de producción de componentes de ascensores situada en el Polígono Empresarium de Zaragoza, tras el anuncio de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la dirección de la compañía que afecta a 119 empleados.

Sindicatos y dirección llevan cinco reuniones en el marco del periodo de consultas del ERE que no han presentado avances significativos, puesto que los representantes de los trabajadores luchan por evitar el cierre y la deslocalización de la unidad productiva, que se llevará en parte a Eslovaquia, mientras que la empresa asegura que no hay vuelta atrás en la decisión.

Print Friendly, PDF & Email
Share