Más de la mitad de los ingenieros considera “mala” la situación de la industria en Cantabria, según el Barómetro 2019

Los decanos de los Ingenieros Técnicos Industriales y Economistas presentan el resultado regional de un informe realizado en toda España

El 60% de los ingenieros técnicos industriales de Cantabria considera que la situación de la industria asentada en la comunidad autónoma es “mala” o “muy mala”, frente al 7,06% que la considera “buena” o “muy buena”. El resto (32,94%) se posiciona en un nivel intermedio.

La percepción de los encuestados en Cantabria respecto a su región es sensiblemente más pesimista que la de sus compañeros de profesión del resto de España, para los que la situación actual de la industria en sus respectivas regiones sólo es “mala” o “muy mala” en un 38,99% de las respuestas, frente al 23% que la califica de “buena” o “muy buena” y el 38,01% que la considera “intermedia”.

Esta es la principal conclusión del Barómetro Industrial 2019 que por tercer año consecutivo ha elaborado en toda España el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (COGITI), a través de la Cátedra Internacional COGITI de Ingeniería y Política Industrial de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y que, en esta edición, ha contado con la colaboración del Consejo General de Economistas de España (CGE), cuyo Servicio de Estudios ha elaborado el informe Una perspectiva económica de la situación de la industria en España que se incluye en esta edición del Barómetro.

Los resultados referidos a Cantabria se han presentado hoy en la Cámara de Comercio por los decanos-presidentes de los colegios oficiales de Ingenieros Técnicos Industriales y Economistas, Enrique González, y Fernando García, respectivamente.

En cuanto a los incentivos a la industria promovidos por la Administración, la opinión reflejada en el Barómetro por los ingenieros es, en líneas generales, igualmente negativa: el 68,23% de los encuestados cántabros marcó la opción de “mala” o “muy mala”, frente al 53,92% de otras regiones; el 23,5% optó por la “intermedia” (el 35,36% para el resto de encuestados) y el 8,24% eligió la opción de “buena” o “muy buena” (10,52% los encuestados de otras regiones).

El Barómetro refleja también la valoración que realizan los trabajadores sobre la empresa donde trabajan: el 66,03% (60,61% a nivel nacional) de los trabajadores por cuenta ajena de Cantabria describe la situación económica de la empresa donde trabajan como “buena” o “muy buena”. En el caso de los trabajadores por cuenta propia, el 43,48% (33,04% a nivel nacional) la considera “buena” o “muy buena” y el 52,17% (54,39% a nivel nacional) la valora como “intermedia”.

A los trabajadores autónomos se les preguntó acerca de la previsión de contratación de personal y para un 43,48% (41,28 % a nivel nacional) la previsión es “mala” o “muy mala”. Por su parte, el 43,48% (33,04% a nivel nacional) se posiciona en un nivel intermedio y el 13,04% (25,68% a nivel nacional) considera que la previsión es “buena” y “muy buena”.

Para González, los resultados ponen de manifiesto que la valoración de la situación actual del sector es negativa para la mayoría de los ingenieros; que existe un descontento en lo que respecta a las medidas tomadas por la Administración para desarrollar y fomentar el sector industrial; que la situación económica de las empresas del sector continúa siendo buena y que no existen grandes expectativas en cuanto a la contratación de más personal.

“Todo ello parece indicar que los profesionales no han perdido la confianza en el sector, si bien son críticos con la labor de la Administración y empiezan a tener dudas sobre el crecimiento del empleo”, ha señalado.

OTROS ASPECTOS

En la encuesta del Barómetro Industrial se pregunta a los ingenieros si en sus empresas se habían implantado o se tenía previsto implantar medidas o procedimientos relacionados con el nuevo modelo de Industria 4.0. En este aspecto, los ingenieros encuestados que son trabajadores por cuenta ajena manifiestan que sigue siendo una asignatura pendiente, ya que solo un 22,60% ha dado una respuesta positiva. A nivel regional, los resultados evidencian además el retraso de Cantabria respecto a la media española (un 4,35% de los encuestados por cuenta propia y un 18,57% para los encuestados por cuenta ajena).

Para el 82% de los encuestados (88% de los cántabros) el modelo educativo actual no fomenta las vocaciones técnico-científicas ni se adapta a las necesidades del sector.

Asimismo, se les ha preguntado sobre diversas cuestiones relacionadas con la transición energética en nuestro país. El 93% (91% de los cántabros) considera necesaria una transición hacia el uso de las fuentes renovables frente a los combustibles fósiles, aunque el 67% (64% de los cántabros) no cree en una España 100% renovable en un plazo de 30 años.

Preguntados sobre la transformación digital y robotización de la industria española y en qué medida puede afectar a la desaparición de ciertos puestos de trabajo, el 53,32% de los ingenieros opina que es “bastante” o “muy probable” que desaparezcan, frente al 12,33% que considera lo contrario.

A la pregunta de si la actual guerra comercial USA-China afecta a la industria española, el 87% (91% en Cantabria) ha respondido que sí, frente al 13% que opina que no.

El decano de los ingenieros técnicos industriales ha abogado por la necesidad de implementar una serie de medidas estructurales y de largo recorrido como una política energética estable que genere confianza en los inversores, una energía barata y el acceso al crédito para la mejora tecnológica de las industrias, la innovación de productos y para emprender nuevos proyectos industriales.

Otra de las necesidades es armonizar y homogeneizar las dispares normativas autonómicas y locales, a fin de proporcionar seguridad jurídica a los inversores.

INFORME DE LOS ECONOMISTAS

La colaboración del Consejo General de Economistas con el Barómetro se ha centrado en ofrecer una perspectiva económica de la situación de la industria en España.

El decano de los economistas cántabros señaló que la contribución del PIB industrial a la economía regional es del 21,5%, lo que se sitúa por encima de la media nacional. Lo mismo sucede con el PIB manufacturero que es de un 18,5% del total.

Según ha explicado García, los autores del informe ofrecen una serie de medidas que contribuirían de forma positiva al impulso del sector. “Se trataría de adoptar decisiones estructurales y de largo recorrido, pensando más en el mañana que en el hoy y en tres ámbitos muy decisivos que llevamos años sin resolver, como son el energético, el logístico y el de las infraestructuras; pilares fundamentales y que se evidencias como factores clave en el análisis de todas las zonas industriales de éxito”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email
Share