Macron aboga por una prórroga “lo más corta posible” y a condición de que se apruebe el acuerdo del Brexit

BRUSELAS, 21

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha dicho este jueves que está abierto a estudiar una prórroga “técnica” del Brexit, “lo más corta posible”, pero solo si el Parlamento británico aprueba la semana próxima el acuerdo de divorcio negociado entre Bruselas y Londres durante los dos últimos años, al tiempo que ha avisado de que la alternativa es una salida caótica.

“La primera ministra (Theresa) May ha pedido, en caso de votación positiva del Parlamento británico, una prórroga puramente técnica. Estoy abierto a una prórroga técnica lo más corta posible”, ha declarado Macron a su llegada al Consejo europeo que este jueves examina la petición británica.

El mandatario galo ha pedido ser “claros” respecto a que si Westminster decide –por tercera vez consecutiva– tumbar el acuerdo de salida, no habrá opciones de aplazar el Brexit, ni de revisarlo, y la consecuencia será un divorcio a las bravas, sin acuerdo.

“Podemos hablar de una prórroga, si es técnica, en caso de una votación positiva. En caso de que sea negativa, nos llevará a todos directamente a (un Brexit) sin acuerdo”, ha expresado Macron, para después añadir que la UE está preparada para “todas las situaciones”.

En este sentido, Macron se ha mostrado firme en cuanto a que el Tratado de Retirada “no puede ser renegociado” y ha asegurado que cualquier otra opción de aplazamiento a más largo plazo sería la consecuencia de un “cambio político profundo” que no ha querido definir.

Además, el presidente francés ha dicho haber sido “extremadamente paciente” y “respetuoso” de las soberanías de todos los Estados miembro, por lo que ha considerado esencial responder a la voluntad de los británicos que hace tres años votaron para pedir la salida de la Unión Europea, pero sin dañar los intereses del proyecto europeo.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europeo escucharán esta tarde de primera mano los detalles de la petición de May de aplazar el Brexit del 29 de marzo al 30 de junio, un retraso que la premier ha calculado para concluir el proceso de divorcio antes de que se forme el nuevo Parlamento europeo y evitar así que Reino Unido tenga que celebrar también las elecciones europeas.

Print Friendly, PDF & Email
Share