Los talibán acusan a EEUU de violar el acuerdo de paz de febrero

Los talibán han acusado este domingo a Estados Unidos de incumplir el acuerdo de paz firmado por ambas partes el pasado mes de febrero tras bombardear zonas ajenas al conflicto en Helmand, Fará y otras provincias del país y han advertido de «consecuencias».

Los islamistas recuerdan que conforme al acuerdo suscrito en Doha, las fuerzas estadounidenses no pueden realizar ataques excepto en situación de combate, pero en las últimas semanas «fuerzas de Estados Unidos han realizado bombardeos aéreos y ataques con drones en los distritos de Nahri Saraj, Joshkawa, Babayi, Gereshk, Sangin, Nawa y Nad Alí, así como en Fará y otras provincias (…) en clara violación del acuerdo de Doha», según recoge la televisión afgana Tolo News.

La semana pasada Estados Unidos confirmó bombardeos en Helmand en apoyo a las fuerzas militares afganas enfrentadas a los talibán que atacaron varios objetivos en esta provincia.

En cualquier caso, las propias fuerzas estadounidenses en Afganistán han rechazado «categóricamente» estas acusaciones de los talibán. «Los bombardeos en Helmand y Fará han sido y seguirán siendo únicamente defensivos por ataques de los talibán a las fuerzas afganas», ha argumentado el portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afagnistán, el coronel Sonny Leggett.

«Estos ataques son compatibles tanto con el Acuerdo Estados Unidos-Talibán como con la Declaración Conjunta del Gobierno de la República Islámica de Afganistán y Estados Unidos», ha añadido.

«El mundo entero ha sido testigo de las operaciones ofensivas de los talibán en Helmand, ataques que han causado miles de heridos y desplazados entre los civiles afganos inocentes. Reiteramos nuestro llamamiento a todas las partes para que reduzcan la violencia y sea posible un proceso político», ha remachado.

Este mismo domingo al menos doce civiles han muerto en un ataque talibán en la provincia de Ghor, en el oeste del país, según cifras del Ministerio del Interior.

La violencia se ha incrementado a pesar de las negociaciones de paz abiertas entre el Gobierno y los talibán en Doha, atascadas por la consideración religiosa de las negociaciones y la vinculación con el acuerdo entre los talibán y Estados Unidos.

Print Friendly, PDF & Email
Share