Los empleados de Cantabria ganan un 9,6% menos que la media nacional

SANTANDER/BARCELONA, 10

El salario medio bruto de los empleados de Cantabria se sitúa en una media de 20.620 euros, un 9,6% menos que el del conjunto de españoles, que permanece estancado tras cuatro años de crecimiento económico, situándose en 22.819 euros en 2018, un 0,11% más respecto a 2017.

El de Cantabria es el séptimo salario bruto más bajo de todas las comunidades, que lidera Navarra con 25.967 euros y que cierra Extremadura con 18.884.

La situación varía en positivo en España en cuanto a los directivos, con un salario medio bruto anual de 81.059 euros (un 2,48% más respecto a 2017, con 1.962 euros adicionales), y de los mandos intermedios, que cobran 41.507 euros, lo que supone una subida en cifras absolutas de 1.072 euros, un 2,65% más.

Sin embargo, los directivos en Cantabria cobran una media de 73.248 euros, la quinta cuantía más baja y un 9,6% por debajo de la media nacional; y los mandos intermedios 37.507 euros, la séptima más reducida, y también un 9,6% menor que el conjunto del Estado.

Los directivos mejor retribuidos son los de la Comunidad de Madrid, que ingresan 85.347 euros al año, un 5,3% más que la media nacional, seguidos de los de Catalunya, con 82.310 euros –en la comunidad catalana los mandos intermedios cobran un salario medio de 42.148 euros y los empleados de 23.171–.

Así se extrae del informe Evolución salarial 2007-2018 , que se ha elaborado con los datos salariales de más de 80.000 trabajadores por cuenta ajena en España y que han presentado este jueves en rueda de prensa el presidente de Icsa Grupo, Ernest Poveda, y el profesor de Eada Business School Jordi Costa.

Poveda ha indicado que los “incrementos no han sido ni mucho menos espectaculares”, ya que las empresas han optado por la prudencia tras la sangría, en sus palabras, registrada a partir de 2007 con el inicio de la crisis.

De hecho, sólo directivos y mandos intermedios consiguen mantener su poder adquisitivo durante el periodo 2007-2018, registrando un diferencial positivo del 1,18% y del 2,46%, respectivamente, frente a una inflación acumulada del 16,8%, mientras que los empleados han perdido un 0,3%.

Costa ha lamentado que la recuperación económica en España, con incrementos del PIB por encima del 3% en los últimos años, no se haya traducido en incrementos retributivos: “Se pueden pedir sacrificios a los trabajadores cuando las cosas van mal, pero cuando van bien se debe trasladar la riqueza”.

Además, ha añadido que con este reparto de la riqueza generada incluso hubiera podido aumentar el crecimiento económico, y ha apostado por indexar las actualizaciones retributivas a los resultados de las empresas, utilizando modelos enfocados a la productividad o a la consecución de objetivos.

Poveda ha expresado su preocupación por lo rápido que creció el paro con la crisis y lo que está tardando en reducirse, y en cuanto a la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) ambos han coincidido en que sólo beneficiará a un 4% de los asalariados, si bien habrá que esperar para ver su efecto sobre el empleo y la negociación colectiva.

COMERCIO Y TURISMO, EL “LOW COST” DE LOS SALARIOS

Por sectores, el comercio y el turismo son los peores remunerados en los tres niveles salariales analizados: “Sorprende cómo un sector tan estratégico para el país es el low cost de nuestras rentas salariales”, ha sostenido Poveda.

En el extremo opuesto se sitúan la banca y los seguros, encabezando la remuneración en todas las categorías profesionales, mientras que la industria mantiene sus niveles salariales gracias a la internacionalización y las exportaciones, y la construcción no ha recuperado sus niveles retributivos precrisis.

Print Friendly, PDF & Email
Share