Las acciones de Dia caen un 3,89% a la espera del resultado de la OPA

Las acciones de Dia cerraron la jornada bursátil del jueves con una caída del 3,89% a la espera del resultado de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Fridman y de las negociaciones con la banca acreedora de la cadena de supermercados.

En concreto, los títulos de la firma española llegaron a desplomarse hasta casi un 7% a primera hora de la mañana, cuando marcaba un precio de 0,65 euros, pero su valor se fue recuperando en la sesión vespertina para cerrar con un descenso del 3,89% a un precio de 0,67 euros, el mismo ofrecido por el inversor ruso en la OPA.

A la espera del resultado final de la oferta, la cadena de supermercados presentó esta semana sus resultados trimestrales en los que registró unas pérdidas netas de 144,4 millones de euros frente a los números rojos de 16,2 millones de euros que se anotó un año antes.

Entre enero y marzo, las ventas brutas bajo enseña cayeron un 14% hasta 2.028 millones de euros (2,3% menos excluyendo el efecto divisa), mientras que las ventas comparables ( like-for-like ) registraron un descenso del 4,3%.

“El actual contexto de deterioración de la parte superior de la cuenta de resultados y disminución de ventas como resultado de la incertidumbre que rodea a la estructura de capital es extremadamente desafiante para las operaciones y sostenibilidad de la compañía, lo que unido a la cercana fecha límite (20 de mayo de 2019) para resolver la situación del patrimonio neto negativo y el vencimiento del préstamo sindicado de deuda (31 de mayo de 2019), expone a la compañía a una frágil posición”, explicaba la compañía tras la presentación de sus resultados trimestrales.

En su opinión, la eventual combinación en el corto plazo de la toma de control de la compañía por LetterOne tras la finalización del OPA, un acuerdo entre LetterOne y los acreedores sobre la refinanciación a largo plazo del préstamo sindicado y la ejecución de la ampliación de capital por 500 millones de euros “debería mitigar la incertidumbre existente, eliminar la inquietud de los proveedores y dotar de las bases necesarias para el exitoso cambio comercial de la compañía”.

Sin embargo, según ha explicado la firma, si alguno de los elementos requeridos para estabilizar la estructura de capital y liquidez de la compañía en el muy corto plazo no suceden a su debido tiempo, la situación podría deteriorarse rápidamente y la compañía podría verse forzada a presentar concurso de acreedores y/o iniciar el proceso de liquidación.

Print Friendly, PDF & Email
Share