La venta de tabaco en Lleida, Girona y Guipúzcoa crece favorecida por la agresiva política fiscal en Francia

El contrabando se dispara un 28% en Francia

Los estancos españoles de Lleida, Girona, Guipúzcoa, Huesca y Navarra han disparado sus ventas de tabaco en los últimos meses, con incrementos de hasta el 6%, favorecidos por la agresiva política fiscal en Francia, que ha elevado también su nivel de contrabando.

“Los aumentos de impuestos al tabaco conllevan incrementos de precios, inciden negativamente en los niveles de contrabando y favorece a los mercados fronterizos, ya que son más atractivos por el precio”, ha explicado la directora de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis, Rocío Ingelmo.

En concreto, la decisión del Gobierno francés de Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron de iniciar hace dos años una agresiva política fiscal contra el tabaco se ha traducido en subidas de precios, no ha cumplido su objetivo sanitario inicial y ha favorecido el aumento de las ventas de cigarrillos en España, Bélgica y Luxemburgo.

Además, esta decisión ha provocado el incremento del nivel de contrabando en el país vecino hasta el 28% del mercado de cigarrillos, lo que supone diez puntos porcentuales más en dos años. Desde noviembre de 2017, el precio de la cajetilla de cigarrillos se ha elevado en Francia un 23,4%, situándose ya en 8,5 euros por cajetilla, y está previsto que alcance los 10 euros en 2020.

“La recaudación de impuestos especiales en Francia está cayendo, pero el ritmo de consumidores no cae y el comercio ilícito sube. Cuando se decide implementar medidas tan agresivas hay que ver qué puede pasar”, ha señalado Ingelmo sobre la actual situación en Francia.

Ingelmo ha destacado el caso de Andorra, que pese a hacer frontera con Francia, “no ha experimentado una subida notable” de las ventas de tabaco, ya que tiene las limitaciones por ser terceros países y la cantidad de cigarrillos que se pueden adquirir es más limitada.

De esta forma, el aumento de las ventas de cigarrillos en zonas próximas a Francia explican los últimos datos oficiales delComisionado para el Mercado de Tabaco, que muestran un ligero aumento delas ventas legales del 1,27% (acumulado a julio 2019 frente a julio de 2018).

Ingelmo ha señalado que estos datos no han de interpretarse necesariamente como que en España se esté fumando más, ya que se vende la mitad de tabaco que hace 10 años. “No es cierto que se haya aumentado el consumo de tabaco en España, somos un mercado maduro, pero estos fenómenos, el tener un mercado vecino que sube tanto el precio, unido a otras provincias muy afectadas por el contrabando como las andaluzas, están haciendo que se estén incrementando las ventas legales”, ha explicado.

De esta forma, Sevilla, Cádiz, Huelva, Málaga y Córdoba, afectadas gravemente por el contrabando en los últimos años, están experimentado crecimientos de entre el 5% y el 7%, debido a la salida de la crisis, la mejora económica y la lucha contra el contrabando que ha hecho que muchos consumidores vuelvan a comprar tabaco al estanco.

“España, al contrario que Francia, ha decidido adoptar una política fiscal más sensata y racional. Hemos tenido subidas ligeras de impuestos, pero de forma más racional. Pero si se vuelve a una situación no tan positiva para la economía volverá a subir el comercio ilícito de tabaco, que se sitúa actualmente en el 8,1%”, ha advertido.

Esta situación ratifica la teoría de expertos en Fiscalidad de cómo, en el caso de los cigarrillos, las subidas agresivas de impuestos están directamente relacionadas con el incremento en los niveles de comercio ilícito de tabaco en esos mercados. Un incremento que será aún mayor si aumentan los diferenciales de precios con los países vecinos.

Print Friendly, PDF & Email
Share