La UE pide a India que levante todas las restricciones de Internet y libere a los detenidos en Cachemira

La delegación de la Unión Europea que ha visitado la conflictiva región de la Cachemira india ha pedido a las autoridades de Nueva Delhi la restauración inmediata del acceso completo a Internet y la liberación de todos los opositores políticos.

La región se encuentra sumida desde hace meses en constante tensión desde que el primer ministro indio, Narendra Modi, decidiera despojarla de su estatus de autonomía como parte de una operación para contener la violencia fronteriza desde Pakistán.

Modi no ha ocultado durante estos últimos años su voluntad de eliminar el estatus especial de la Cachemira india, alegando que dicha excepcionalidad ha lastrado su integración en el resto del país. Las autoridades locales, sin embargo, han advertido de que esta insistencia, sumado a la disputa con Pakistán, ha terminado de convertir la región en un polvorín.

De momento, India ha restaurado los servicios de telefonía de voz, los mensajes de texto SMS y el acceso restringido a la red de baja velocidad en ciertos sectores, pero los líderes locales siguen encarcelados.

En este contexto, la portavoz de Exteriores de la UE, Virginie Battu-Henriksson, ha valorado los “pasos positivos adoptados” por el Gobierno indio a la hora de levantar ciertas restricciones para restaurar la normalidad en la zona.

“Pero si bien reconocemos la difícil situación de seguridad, nos parece importante que el Gobierno levante rápidamente as cortapisas que quedan”, ha añadido en declaraciones recogidas por The Hindustan Times , tras evaluar el informe presentado por los 25 miembros de la delegación, encabezada por el embajador de la UE en India, el italiano Ugo Astuto.

UN ESCENARIO DE CONFLICTO

Pakistán e India se disputan la región de la Cachemira histórica desde 1947 y se han enfrentado por ella en dos de las tres guerras que han mantenido desde su independencia de Reino Unido. En 1999 hubo un breve pero intenso enfrentamiento militar entre ambas potencias nucleares y desde 2003 se mantiene una frágil tregua.

En la zona operan grupos separatistas que abogan por la independencia o la unión con Pakistán. Nueva Delhi acusa a Islamabad de patrocinar estas milicias, pero los paquistaníes niegan toda implicación. Las estimaciones cifran en unos 45.000 los fallecidos debido a este conflicto desde finales de la década de 1980.

Las tensiones entre ambos países alcanzaron su máximo en los últimos años tras el atentado perpetrado el 14 de febrero de 2019 en la localidad de Pulwama, en la Cachemira india, que se saldó con la muerte de 40 agentes.

La autoría del atentado fue reclamada por el grupo armado Jaish-e-Mohammad (JeM), tras lo que India acusó directamente a Pakistán de estar implicado en el ataque, lo que fue rechazado de plano por Islamabad.

El Gobierno central indio impuso el 4 de agosto de 2019 un bloqueo de comunicaciones en la Cachemira bajo su control y dejó un día después a esta región sin el estatus especial que le permitía, entre otras cosas, elaborar sus propias leyes.

El anuncio llegó horas después de que las autoridades lanzasen una ofensiva que se saldó con el arresto de cientos de dirigentes locales y la suspensión de los servicios de telefonía o Internet.

Print Friendly, PDF & Email
Share