La UE confí a en un “salto cualitativo” para que Serbia y Kosovo normalicen relaciones antes de que acabe 2018

BRUSELAS, 11

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha confiado este miércoles en “un salto cualitativo” para avanzar en el objetivo de que Serbia y Kosovo normalicen sus relaciones “de aquí a finales de 2018”, aunque no ha descartado que pueda ocurrir “incluso antes”.

“Veo una posibilidad de que este salto cualitativo ocurra de aquí a finales de 2018”, ha avanzado la jefa de la diplomacia europea en rueda de prensa conjunta con la primera ministra serbia, Ana Brnabic, sin excluir que pueda haber resultados positivos “incluso antes”.

“No olvidemos que el objetivo del diálogo es la normalización”, ha incidido Mogherini, que ha insistido en que ve “mucha determinación” por ambas partes para avanzar y ha explicado que negocian con ambas partes “la nueva fase del diálogo” mediado por la UE para que normalicen sus relaciones.

Mogherini ha insistido en que hay “una nueva oportunidad para hacer este salto cualitativo adelante” y ha agradecido el papel constructivo de Serbia en la región.

“La perspectiva (europea) no sólo está ahí para Serbia en el futuro sino para toda la región”, ha recalcado Mogherini.

La primera ministra serbia ha insistido en que “el objetivo estratégico de Serbia es la UE y convertirnos en una parte de la familia europea” y ha subrayado en que Serbia seguirá cooperando con la UE “para acelerar el camino de Serbia a la UE de forma eficaz”, al tiempo que ha puesto en valor la perspectiva de abrir más capítulos de negociación antes de finales de año.

Brnabic ha admitido que la estabilidad en la región de los Balcanes es una prioridad “igual de importante que la integración europea”. “Porque ambas van juntas”, ha admitido.

“No hay integración europea de Serbia ni prosperidad económica para Serbia sin la estabilidad y paz en la región de los Balcanes”, ha dicho.

Eso, sí ha defendido que “la integración europea es una maratón para todos nosotros y no estamos en una carrera contra el otro”. “Esto no es un sprint, no es una carrera y no debemos intentar ver quién se acerca más a la UE o quien es el primero en entrar”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email
Share