La ONU alerta de los efectos de la plaga de langostas en RDC y pide 138 millones de dólares para hacerle frente

Naciones Unidas ha alertado este martes de los efectos que puede tener la plaga de langostas que afecta a zonas de la península Arábiga y el Cuerno de África en República Democrática del Congo (RDC) y ha pedido 138 millones de dólares para hacerle frente en toda la región.

En un comunicado conjunto, el director de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Qu Dongyu, el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, y el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, han señalado que «no es necesario decir que el impacto potencial de las langostas en un país que todavía se enfrenta a conflictos complejos, brotes de ébola y sarampión, altos niveles de desplazamiento e inseguridad alimentaria crónica sería devastador».

La FAO ha confirmado este martes que la plaga ha llegado en los últimos días a la zona nororiental de RDC, país que en el que no había habido langostas del desierto desde 1944. En concreto, «un pequeño grupo» de langostas del desierto «maduras» llegó el 21 de febrero a las cosas occidentales del lago Alberto, cerca de la ciudad de Bunia.

Asimismo, los organismos de la ONU han calificado la plaga que asola la región como de «proporciones bíblicas» y han señalado que la escalada de la misma «no tiene precedente» en los tiempos actuales. Los países afectados son Yibuti, Eritrea, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania.

Además, han precisado que las langostas del desierto tienen un ciclo de reproducción de tres meses. Así, enjambres «maduros» ya están poniendo huevos en vastas áreas de Etiopía, Kenia y Somalia, muchas de las cuales ya están eclosionando, según el comunicado, recogido por la web humanitaria de la ONU, ReliefWeb.

«En sólo unas pocas semanas, la próxima generación de plagas pasará de su etapa juvenil y levantará el vuelo en un frenesí renovado de actividad destructiva», han indicado los organismos de Naciones Unidas, lo que coincidirá con la época del comienzo de cultivo de los agricultores. «La próxima ola de langostas podría devastar la cosecha más importante del año en África Oriental, justo cuando es más vulnerable», han insistido.

«ACTUAR AHORA»

En este contexto, han recordado que la FAO pidió 76 millones de dólares a finales de enero para ayudar a enfrentar esta crisis. Sin embargo, han especificado que los recursos han llegado de forma «lenta».

Hasta ahora, se han recibido 33 millones, pero la evolución de la plaga hace que el coste se haya incrementado el doble, hasta los 138 millones de dólares. El PMA ha estimado que el coste de responder al impacto de las langostas en la seguridad alimentaria es, al menos, 15 veces mayor que el coste de prevenir la propagación ahora.

«La FAO necesita este dinero urgentemente para ayudar a los gobiernos a controlar estas plagas devastadoras, especialmente en los próximos cuatro meses», han aseverado. «La hora de actuar es ahora», han zanjado.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, estableció a principios de febrero un vínculo directo entre el cambio climático y la crisis provocada por la aparición de una plaga de langostas.

La infestación de langostas se está abriendo camino a través del este de África en la peor plaga en 25 años, y podría provocar una hambruna en una región que ya lucha con la inseguridad alimentaria.

La langosta del desierto está considerada la especie migratoria más destructiva del mundo, toda vez que un enjambre extendido por un kilómetro cuadrado es capaz de comer al día la misma cantidad de alimentos que 35.000 personas.

Print Friendly, PDF & Email
Share