La mayoría del Consejo Ciudadano pide a Blanco y sus afines que dimitan y “dejen de manchar” el nombre de Podemos

La mayoría de los miembros del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos, el órgano de dirección del partido morado, ha mostrado hoy su “más contundente y rotundo apoyo público” a las tres mujeres que han presentado denuncias por presunto acoso laboral contra el diputado José Ramón Blanco, y han pedido a los miembros de la dirección afines al denunciado y al propio Blanco que “dimitan y “dejen de manchar” el nombre de Podemos Cantabria.

A la vez, han considerado un “insulto” que “intenten criminalizar” a una de las denunciantes, la también diputada y candidata a las primarias Verónica Ordóñez.

Han salido así al paso de las declaraciones realizadas por la secretaria general de Podemos Cantabria y también candidata a las primarias, Rosana Alonso, y otros dos miembros del CCA y a su vez trabajadores del partido, David González -secretario de Organización y Finanzas- y Belén Milán -secretaria de Feminismos y LGTB+ y asesora en el Parlamento-, tras emitir el Comité de Salud Laboral el informe final del expediente abierto contra Blanco.

González y Milán han denunciado en un comunicado conjunto que la “supuesta investigación” abierta a Blanco por el Comité estatal de Salud Laboral, así como “su filtración a la prensa” forma parte de “una campaña orquestada de difamación y desprestigio” que busca “imponer” a Verónica Ordoñez como única voz en Podemos en contra del criterio reiterado de los inscritos”.

La mayoría del CCA les acusa de “apropiarse de competencias que no les corresponden al realizar comunicaciones en nombre de la dirección de Podemos Cantabria cuando ésta no se ha pronunciado” y “ni siquiera se ha reunido a pesar de las continuas propuestas de reunión para atajar la crisis por algunos miembros de la dirección”.

Afirman que estas personas “han mentido y/o ocultado información” a la dirección de Podemos Cantabria sobre el procedimiento del Comité de Seguridad y Salud Laboral.

Y denuncian que “no sólo no se está apoyando a ninguna de las denunciantes, sino que se las está haciendo partícipes de una conspiración que no tiene ni pies ni cabeza y que sólo ha podido salir -dicen- de quien está más interesado de que se hable de primarias y no se hable de lo verdaderamente importante: tres denuncias de acoso interpuestas por tres mujeres diferentes y estatus diferentes”.

“Como la mayoría de la dirección de un partido político que somos, no podemos hacer más que acatar las resoluciones y mostrar nuestro más contundente y rotundo apoyo público a las tres mujeres denunciantes de acoso. Creemos que una minoría de esta dirección está haciendo exactamente lo contrario a lo que debería y no hacen sino ahondar aún más en esta crisis que, recordemos, viene motivada por el acoso sufrido por tres mujeres en el seno del partido por parte de una persona”, señala el comunicado de la mayoría del CCA.

Asimismo, denuncian que “la dirección real del partido -el Consejo Ciudadano Autonómico y el Consejo de Coordinación- está siendo continuamente puenteada por el grupo de influencia” del denunciado, que todavía no ha entregado el acta de diputado a pesar de haber dicho que lo iba a hacer.

“No vamos a tolerar más ataques por trabajar por este proyecto dentro de las competencias que tenemos como dirección autonómica y que un pequeño grupo de personas nos han usurpado. Tomaremos las medidas judiciales oportunas”, concluye el comunicado, que suscriben los consejeros Pablo González de la Riva, Elsa de Miguel, Luis del Piñal, Rosario Quintana, David García Navarro, Mercedes González,Iñaki Rodríguez y otras dos consejeras que “prefieren que su nombre no aparezca”.

Print Friendly, PDF & Email
Share