La CNMC suaviza su hachazo a las gasistas hasta el 9,6%, frente al 17,8% anterior

El recorte será gradual, con una retribución de 1.391 millones de euros en 2021 y de 1.181 millones en 2026

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto suavizar el hachazo a la retribución regulada de gas natural desde el 17,8% para el periodo 2021-2026 planteado en su primera circular hasta el 9,6% en su nueva propuesta, ahora sometida a consulta pública.

El organismo presidido por José María Marín Quemada ha explicado que, una vez examinadas las propuestas recibidas, el consejo de la CNMC ha optado por una propuesta de circular más “continuista”, aunque introduciendo las modificaciones retributivas “necesarias”.

En este sentido, la memoria de la nueva circular recoge un recorte progresivo durante la vigencia del nuevo periodo normativo, de forma que en los primeros años el recorte será menor, hasta ofrecer una retribución más baja al final del ciclo.

En concreto, la retribución para la distribución de gas propuesta en esta ocasión será de 1.391 millones de euros en 2021, de 1.348 millones en 2022, de 1.300 millones en 2023, de 1.264 millones en 2024, de 1.216 millones en 2025 y de 1.181 millones de 2026.

De esta forma, en términos de retribución media para este periodo, la actividad de distribución pasará de aproximadamente 1.420 millones de euros con la metodología vigente a los 1.283 millones con la nueva propuesta, lo que supone una reducción del 9,6%, frente al 17,8% anterior.

En términos absolutos, la retribución para la actividad de distribución de gas natural –que en casi un 70% corresponde a Naturgy pero que también efectúan otras empresas como Madrileña Red de Gas, Nortegas o Redexis, entre otras– para el periodo 2021-2026 será de 7.698 millones de euros, frente a los 8.520 millones actuales y los 6.990 millones propuestos en primer lugar.

“TRANSICIÓN ORDENADA”

Asimismo, la CNMC explica que se ha incorporado también un nuevo procedimiento para recabar información sobre las instalaciones y sus planes de desarrollo que permitirá una adecuada supervisión y teniendo en consideración lo dispuesto en las orientaciones de política energética del Ministerio para la Transición Ecológica.

Según el organismo supervisor, esta actualización permite cumplir con los principios retributivos establecidos por ley, teniendo en cuenta las perspectivas del mercado gasista, todo ello mediante una transición “progresiva, ordenada, transparente y no discriminatoria”.

Con el objetivo de preservar el principio de transparencia y de seguridad jurídica para todas las partes, así como para garantizar plenamente la efectiva participación de todos los agentes en el proceso de elaboración de la norma, el nuevo trámite de audiencia cuenta con un plazo de 15 días para la presentación de observaciones.

MODIFICACIÓN DE LA PROPUESTA INICIAL

La CNMC ya señaló la semana pasada que, examinadas las propuestas recibidas y los objetivos perseguidos, “y en aras a una mayor gradualidad y proporcionalidad de la retribución”, iba a realizar una modificación de la metodología que salió a consulta pública.

El supervisor sometió a consulta una primera propuesta de metodología que, conservando los principios establecidos en el modelo retributivo vigente-retribución base a la que se añade un ingreso por captación de mercado-, revisa la citada retribución base con el valor auditado de los activos, como ya se hiciera en el año 2002. Este primer trámite de audiencia se prolongó desde el pasado 10 de julio hasta el 9 de agosto.

En ese plazo, el regulador recibió alegaciones de empresas distribuidoras de gas, comercializadores de gas, comunidades autónomas, sindicatos, consumidores de gas, así como de diferentes tipos de asociaciones e inversores.

El organismo, de acuerdo con las funciones que le fueron concedidas por el Gobierno a principios de este año, lanzó su propuesta de 14 circulares sobre energía para aprobarlas antes de que expire este ejercicio.

De esta manera, la circular que afecta a la retribución para redes de distribución de gas para el periodo 2021-2026 volvía así prácticamente al inicio de su proceso, con el objetivo de ver si será posible que dé tiempo a sacarla adelante antes de la conclusión de este año.

La ley establece que estas normativas deberían estar aprobadas antes del cumplimiento del plazo, este 31 de diciembre, ante el riesgo de poder prorrogarse la actual retribución.

No obstante, fuentes del Ministerio para la Transición Energética precisaron que, a pesar de que el Real Decreto Ley 1/2019 establece que todas las metodologías retributivas y también de peajes de electricidad y gas tienen que estar establecidas antes del próximo 31 de diciembre, no habrá ningún problema en que no estén aprobadas las del gas antes de que finalice este año, ya que el nuevo periodo regulatorio entra en vigor en 2021.

Las mismas fuentes señalaron que el efecto de que estén aprobadas es “fundamental” solamente en el caso del sector eléctrico, cuyo nuevo periodo regulatorio va de 2020 a 2025.

Print Friendly, PDF & Email
Share