Investigadores descubren que la leucemia mieloide aguda necesita a la vitamina B6 para crecer

Científicos del Laboratorio Cold Spring Harbor y del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering (Estados Unidos) han descubierto que la leucemia mieloide aguda (LMA) crece aprovechando la vitamina B6 para acelerar la división celular. El equipo de investigación sugiere que podrían detener el crecimiento de este cáncer limitando su capacidad de manipular la enzima que impulsa a la B6 a hacer proteínas esenciales para la división celular. Este es un posible enfoque para atacar el cáncer sin dañar las células sanas, que necesitan la vitamina B6 para sobrevivir.

Actualmente, solo un tercio de los pacientes con LMA sobrevivirán cinco años después del diagnóstico. Eso se debe a que, como muchos otros cánceres mortales, las células involucradas en esta forma agresiva de cáncer de la sangre pueden dividirse y propagarse más rápido de lo que la mayoría de los tratamientos pueden matarlas. Los investigadores quería saber cómo la LMA puede lograr un crecimiento tan rápido, así que observaron de cerca los genes de los glóbulos blancos cancerosos de la enfermedad.

«Encontramos más de 230 genes que son muy activos en las células leucémicas y luego los probamos, uno por uno», explica uno de los líderes del trabajo, Lingbo Zhang. Mediante el uso de la tecnología de edición genética CRISPR, inhibieron la actividad de cada uno de estos 230 genes sospechosos para ver si su ausencia detendría la proliferación de las células cancerosas. Entre los cientos de genes que probaron, surgió un patrón. El gen que produce PDXK, la enzima que ayuda a las células a utilizar la vitamina B6, resultó ser el más importante para el crecimiento del cáncer.

La vitamina B6 es crucial para el metabolismo celular, ya que produce energía y otros recursos importantes para el crecimiento celular. En una célula sana, la enzima PDXK maneja la actividad de la B6, asegurándose de que la vitamina haga el trabajo cuando sea necesario. Debido a que las células normales no se dividen todo el tiempo, la enzima PDXK no siempre empuja a la vitamina B6 a estar activa.

Es una dinámica diferente en las células cancerosas, que se dividen con más frecuencia que las células normales. En las células de leucemia mieloide aguda, Zhang vio que la enzima PDXK siempre estaba fomentando la actividad de la vitamina B6. Lo que esto muestra es que «las células leucémicas son adictas a la vitamina B6». «Puedes llamarlo una vulnerabilidad del cáncer», detalla Zhang.

El siguiente paso de estos investigadores es desarrollar un medicamento que específicamente bloquee la leucemia para que no active la enzima PDXK. Al manipular la manera en que la enzima maneja la actividad de la B6, un fármaco podría retrasar o incluso detener el crecimiento de las células cancerosas sin los profundos efectos secundarios que resultarían de la eliminación completa de la B6 de las células sanas.

Print Friendly, PDF & Email
Share