Investigadores comprueban que estimular el nervio vago en el oído puede ayudar a aliviar el dolor crónico

Investigadores de la Universidad Técnica de Viena (Austria) han evidenciado, en un estudio publicado en la revista Frontiers in Neuroanatomy , que estimular el nervio vago en el oído puede ayudar a aliviar el dolor crónico.

El nervio vago se compone de varias fibras, algunas de las cuales se conectan a los órganos internos como, por ejemplo, al oído. El equipo de investigadores ya ha realizado varios estudios en los que el dolor crónico o, incluso, los trastornos circulatorios periféricos fueron tratados con estimulación eléctrica del nervio vago en el oído.

En este proceso, se insertan pequeños electrodos directamente en el oído, los cuales, controlados por un pequeño dispositivo portátil usado en el cuello, crean pulsos eléctricos específicos. Sin embargo, un desafío importante es conectar los electrodos exactamente en el lugar correcto.

«Es importante no golpear ningún vaso sanguíneo, y los electrodos deben colocarse exactamente a la distancia correcta del nervio. Si está demasiado lejos, el nervio no se estimula y si está demasiado cerca la señal es demasiado fuerte, lo que lleva a un bloqueo del nervio. El nervio puede cansarse con el tiempo y, finalmente, dejar de enviar señales al cerebro», han detallado los investigadores.

Hasta ahora, los médicos tenían que confiar en la experiencia al colocar los electrodos en el oído. Ahora, por primera vez, se ha llevado a cabo un estudio microanatómico para investigar en detalle las disposiciones espaciales de las fibras nerviosas y los vasos sanguíneos del oído. Para este propósito los expertos fotografiaron muestras de tejido en alta resolución y luego las combinaron en un modelo tridimensional en el ordenador.

«Nuestras mediciones microanatómicas en cuerpos humanos donados ahora nos dicen exactamente dónde corren los nervios en relación con los vasos sanguíneos, así como la distancia media entre los vasos sanguíneos y los nervios en ciertas posiciones importantes del oído. Esto nos ayuda a encontrar el lugar correcto para colocar los electrodos de estimulación», han recalcado los investigadores.

El modelo de ordenador también se puede usar para calcular qué señales eléctricas se deben usar. No solo es importante la intensidad de la señal, sino también su forma. Este tipo de estimulación se probó en personas que sufren dolor crónico, y los experimentos mostraron que, de hecho, el patrón de estimulación trifásica es particularmente efectivo.

«La estimulación del nervio vago es una técnica prometedora, cuyo efecto ha sido validado con nuestros nuevos hallazgos y ahora se está mejorando. La estimulación del nervio vago a menudo es una opción que salva vidas, especialmente para las personas con dolor crónico que ya han sido tratadas con otros métodos y ya no responden a los medicamentos», han zanjado.

Print Friendly, PDF & Email
Share