García Gual lamenta que la lectura está “cada vez más marginada” frente a los móviles

“Las nuevas generaciones son mucho menos críticas y sienten la literatura como un esfuerzo difícil de cumplir”

SANTANDER, 25

El crítico, filólogo y mitógrafo, Carlos García Gual, ha reconocido que es “bastante pesimista” sobre el rumbo de la civilización actual, un mundo “dominado cada vez más por la tecnología” donde la lectura “está cada vez más marginada frente a los medios de comunicación visual como las pantallas o los móviles”.

“Mucha gente joven gasta muchas horas en esas pantallas y les queda poco tiempo para la lectura”, ha lamentado García Gual en su intervención en el ciclo los Martes literarios de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que ha inaugurado y en el que ha estado acompañado por el periodista Guillermo Balbona y el poeta Regino Mateo, coordinadores y presentadores del evento.

En este sentido, ha asegurado que “leer supone criticar”, por lo que las nuevas generaciones “son mucho menos críticas que las de antaño” y que “sienten la literatura como un esfuerzo difícil de cumplir”.

El autor de obras como La secta del perro , La muerte de los héroes o Diccionario de mitos ha subrayado, en concreto, que la lectura de textos clásicos supone “enfrentarse con palabras que vienen de lejos pero que están vivas” y ha destacado el “mensaje poliédrico” de estos textos. “Los clásicos dicen algo que el lector interpreta y revive y a veces la tradición lo reinterpreta de nuevo”, ha resaltado.

Del mismo modo, García Gual ha señalado que los mitos “perviven”, pero que lo hacen “en gran parte trivializados” porque, pese a que existen muchos manuales de mitología y los jóvenes se interesan por estas historias, no se preguntan por el “sentido último” de las mismas. “Los mitos perviven pero lo importante es el afán de profundizar y de ir un poco más allá”, ha apostillado.

A su juicio, esto se debe en parte a la “obsesión de lo inmediato” y de “lo rentable” que existe en la actualidad, donde “lo único importante es ganar dinero y colocarse bien” y se acaba por “abandonar la formación personal” lo que supone una “banalización de la propia vida humana”.

“RENTABILIDAD INMEDIATA”

Esta inmediatez se traslada a los estudios universitarios que, en su opinión, “tienen cada vez menos alcance general” y donde las carreras “se reducen, cuando lo lógico es que se prolongaran más”. “No importa la preparación general, sino la rentabilidad inmediata”, ha lamentado.

Asimismo, García Gual ve un “error” que los programas de educación secundaria “encajonen” las letras y las ciencias en direcciones distintas porque eso, a su juicio, eso “empobrece la mentalidad” de los jóvenes. “El progreso de la sociedad es evidente, por tanto la vida interior debería ser más amplia, pero sucede todo lo contrario: la gente está encasillada y pierde de vista los horizontes más amplios”, ha señalado.

En cuanto a la literatura actual, el escritor ha considerado que “hay muchos caminos abiertos”, en especial en la novela moderna, que en cuanto a proliferación “lo ha devorado todo” y ha supuesto que en la actualidad se puedan encontrar géneros muy diversos. “No sé cómo la gente escoge sus novelas porque es un panorama muy difícil de definir”, ha bromeado.

Preguntado por sus autores modernos de preferencia ha destacado las obras de Steinberg y Thomas Mann, así como la novela Patria de Fernando Aramburu que “intenta reflejar una sociedad y una época histórica”. Por otro lado, sobre los traductores, García Gual ha lamentado que sean personas “generalmente mal pagadas” pero “esforzados” y que cumplen una función “muy importante en la literatura”.

Por último, el escritor ha señalado que “no cree” que la novela como género “vaya a desaparecer” y que, a pesar de la proliferación de los ordenadores, la lectura “siempre existirá”. “La batalla de las humanidades está perdida pero en las barricadas se puede resistir”, ha sentenciado.

Print Friendly, PDF & Email
Share