El tenista escocés Andy Murray se retira

A sus 31 años Murray ha anunciado que colgará la raqueta tras Wimbledon 2019, el torneo más especial para él, donde se despedirá de la afición británica, que siempre tanto le ha apoyado. 

En una rueda de prensa previa al Open de Australia saltó la noticia: Andy Murray se retirará este año. El tenista escocés, uno de los pocos capaces de luchar por los torneos en la época dorada de este deporte, con Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic arrasando con lo que pillaban, colgará la raqueta tras Wimbledon 2019, campeonato en el que quiere retirarse. 

Con 31 años, esta es una retirada prematura por su parte, pero las lesiones y dolencias físicas le han obligado a tomar la decisión. Andy acumula cerca de 20 meses prácticamente sin competir en lo que ha sido un auténtico calvario para el escocés, que ha terminado por decantarse por poner fin a esta dinámica en la que apenas se podía, ni siquiera, entrenar. 

Eso sí, este anuncio tan prematuro le servirá para recibir la ovación que se merece en cada una de las pistas que vaya pisando a partir de ahora, pues él ha sido un gran campeón, un tenista que devolvió la ilusión a los aficionados británicos, que no veían ganar a un compatriota suyo en el Grand Slam de Londres desde 1936, racha que rompió Murray en 2013. 

Por lo tanto, y a la espera de que vaya haciendo oficial su calendario, al de Glasgow apenas le quedan, como máximo, tres grandes por disputar en su carrera deportiva. El Abierto de Australia, el Open de Francia y el torneo más prestigioso y antiguo del mundo, Wimbledon. Aunque todo hace indicar que, al menos, la dura arcilla parisina no estará entre sus elecciones. 

Además, el hecho de que actualmente esté el número 230 en el Ranking ATP hace que sus posibilidades de victoria en campeonatos importantes se reduzcan drásticamente. Pasar rondas previas o cruzarse con los mejores del circuito, los hombres que suelen copar las apuestas de los bonos de las diferentes casas, a las primeras de cambio será con lo que le toca lidiar a un Murray que ha trabajo muy duro para llegar hasta aquí.  

13 años al pie del cañón 

En 2005 comenzó su carrera como profesional y ya en 2006 tuvo un papel importante en torneos como el Masters 1000 de Canadá, donde llegó a semifinales, o el Masters 1000 de Cincinnati, donde alcanzó los cuartos de final. Un segundo año que ya mostraba las fortalezas del alto sacador británico. 

2007 le sirvió para seguir creciendo y comenzar a hacerse un nombre importante. A pesar de solo haber podido disputar dos de los cuatro Grand Slams, siguió asomando la cabeza en los torneos de segunda categoría del tenis masculino, los Masters 1000. Indian Wells y Miami pudieron apreciar su enorme poderío, pues apenas se quedó a un solo partido de alcanzar su primera final. 

Pero fue en 2008 cuando Gran Bretaña entera se dio cuenta de que podían tener a un gran campeón que finiquitara la mala racha de los jugadores locales en Wimbledon. Murray fue de menos a más en esa temporada, en la que llegó a cuartos de final sobre las pistas del All England Club. Eso sí, su explosión fue en el Open de Estados Unidos, en donde Andy alcanzó la primera de las 11 finales de Grand Slam que ha jugado en su vida deportiva. Además, dos títulos, en Madrid y Cincinnati, le ayudaron a crecer rápidamente en la clasificación ATP. 

Desde 2009 encadenó tres semifinales consecutivas en Wimbledon 

Al siguiente año su logro estuvo en alcanzar como mínimo los octavos de final en los cuatro grandes. Aunque no jugó ninguna final en estos, sí que realizó grandes partidos y demostró su categoría. También supo ganar en los Masters 1000, imponiéndose tanto en Miami como en Canadá. 

En 2010 se sigue asentando entre los mejores. En los momentos más candentes de la batalla Federer – Nadal, Andy iba asomando la cabeza y sumó una nueva final, la primera de las cinco que ha perdido en un Open de Australia que se le ha resistido. Además, las segundas semifinales en Wimbledon consecutivas comienzan a crear el idilio entre la afición inglesa y el escocés. En los Masters 1000 repite título en Canadá y se estrena en Shanghái. 

Un año muy similar fue el siguiente, en el que alcanzó una final, en Australia, y tres semifinales en los cuatro Grand Slams, lo que le colocaba como el cuarto en discordia por la pelea de los títulos. Cincinnati y Shanghái fueron sus conquistas más importantes. 

En 2013 alcanza la gloria en Londres 

Por fin, en 2012, llegó la primera victoria en un grande. Tras perder su primera final en Wimbledon, el escocés pudo vengarse en el Open de Estados Unidos, donde se desquitaría de las cuatro finales en las que había cedido hasta el momento. Aunque no conquistó ningún Masters, sí logró la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Londres, sin duda un punto de inflexión en su carrera. Aunque fue en 2013 cuando, de manera definitiva, se coronaba como el nuevo rey británico del tenis, imponiendo su raqueta sobre la hierba londinense, viendo así cumplido un sueño desde la infancia. 

Con dos Grand Slams en su bolsillo, así como nueve Masters 1000, Murray se hizo un nombre en la historia del tenis en un momento en el que no era anda sencillo ganar. Pero su determinación y ambición le llevó a buscar nuevos retos que le permitieron ampliar un extraordinario palmarés. 

2016, su mejor año 

A partir de ahí sumó otras tres finales entre Australia y Francia, pero fue nuevamente en Londres, en el 2016, cuando consiguió volver a levantar su tercer y último Grand Slam. Un año en el que, además, alcanzó la gloria como número 1 del mundo y ganó las ATP World Tour Finals, así como su segunda medalla de oro en los Juegos Olímpicos, en esta ocasión los de Río de Janeiro. 

En total una suma de 45 títulos, desde la categoría de 250 a la de Grand Slam, 20 si empezamos a contar desde los torneos de 1000. Una carrera plagada de éxitos que, de aquí a que finalice, el 14 de julio, aún podría aumentar, hecho que parece complicado tanto por su nivel físico como por su posición en el ránking. 

Además, se retirará como uno de los 20 únicos hombres que han logrado levantar dos Wimbledon en la historia. Un hito que escribe su nombre en el torneo más prestigioso del tenis, la cuna del deporte de la raqueta y donde siempre será recordado por un público agradecido por devolverle la copa de campeón a su país. 

Toda esta es la leyenda de un tenista que ha tenido que convivir y sufrir a los tres más grandes de la historia, lo que le ha privado de una carrera con mayores éxitos, aunque también le ha permitido tener que superarse para alcanzar estos logros. Un genio que ha tenido que poner fin a su calvario por problemas físicos. Eso sí, no nos cabe ninguna duda de que si no hubiera sido por estas continuas lesiones, Andy Murray podía haber engrandecido aún más su figura. 

Print Friendly, PDF & Email
Share