El sector naval español suma 17 nuevos contratos en 2020, a pesar del Covid-19, por más de 460 millones

Los astilleros españoles han conseguido en un 2020 marcado por «el contexto más excepcional de todos los tiempos» por la crisis del Covid-19 la contratación de 17 nuevos buques por un importe de más de 460 millones de euros, según anunció la consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, en el acto de clausura de la junta general de Pequeños y Medianos Astilleros (Pymar).

En su intervención, López del Pozo destacó que estos nuevos contratos cerrados en este ejercicio «aportarán casi tres millones de horas de trabajo para el sector».

Asimismo, indicó que la cartera de pedidos, destinada a la exportación en más de un 90%, sumaba al cierre del tercer trimestre de este ejercicio un total de 51 unidades, con un valor superior a los 2.000 millones de euros.

En concreto, estos nuevos contratos se refieren a buques con alto grado tecnológico y de sostenibilidad medioambiental, como los destinado al sector eólico offshore (marina) preparados para el futuro uso del hidrógeno como combustible a bordo, «que permitirá una navegación cero emisiones y un importante salto tecnológico en el avance a la descarbonización del transporte», añadió la directiva.

En lo que respecta a 2019, López del Pozo puso en valor que los astilleros privados españoles consiguieron mantenerse en el ranking internacional como la segunda potencia de la Unión Europea con mayor número de contrataciones y entregas.

Además, el sector español fue líder mundial en contratación de buques para la industria pesquera y ocupó la segunda posición en buques oceanográficos.

En lo que se refiere al segmento reparación y mantenimiento naval, los astilleros españoles llevaron a cabo un millar de encargos de «elevado volumen y complejidad», afirmó la consejera delegada de Pymar, incrementando alrededor de un 40% el promedio por contrato de los últimos años.

El acto también contó con la presencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, así como de los presidentes de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el lehendakari del País Vasco, Iñigo Urkullu.

EL GOBIERNO ANUNCIA LA CONTINUIDAD DE LAS AYUDAS A I+D+i

Maroto mostró la «confianza y el compromiso» del Gobierno con un sector «estratégico como el naval» y anunció que el Ejecutivo está elaborando un nuevo Real Decreto que dé continuidad a las ayudas actuales de proyectos de I+D+i para construcción naval y que pretende potenciar la capacidad tecnológica como ventaja competitiva del sector.

Además, también señaló que se aprobará la prórroga del instrumento de ayuda al Real Decreto 874/2017 para la construcción y transformación de buques.

La titular de Industria, Comercio y Turismo destacó «la enorme importancia y el papel clave» del sector naval en la recuperación económica debido a su efecto de arrastre para otros sectores y aseguró que será «punta de lanza de la doble transición digital y ecológica», llamándole además a «aprovechar» los recursos que supondrán los fondos europeos.

UNA INDUSTRIA ESTRATÉGICA PARA GALICIA Y EUSKADI

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia afirmó que una industria «estratégica» como la naval debe formar parte de la agenda de las comunidades autónomas y el Gobierno central. «No podemos permitirnos que este shock económico ponga en riesgo su viabilidad», dijo.

Núñez Feijóo advirtió así de que se trata de un sector que hay que mantener «a flote» y pidió definir un marco y los mecanismos para que sea protegido, tal y como está pasando en países competidores como Alemania y Holanda. «Hay que destinar un porcentaje de los fondos europeos para la reconstrucción a este sector y apoyar de forma clara al sector naval en España», añadió al respecto.

Además, puso sobre la mesa la situación en Galicia de Navantia, pidiendo una carga de trabajo «mínima» hasta que en 2022 empiecen las fragatas F-110 para la Armada, así como la de astillero privado Barreras, para el que pidió el apoyo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a través de su entrada en el capital amparado por el fondo de solvencia.

Mientras, el lehendakari destacó que el modelo de colaboración público-privada para el sector naval ha demostrado ser «eficaz» y consideró necesaria la activación de nuevas propuestas y proyectos orientados a la captación de recursos europeos. «Hay que aprovechar esta oportunidad y fortalecer la posición competitiva del sector», afirmó.

Urkullu señaló el papel «fundamental» del sector naval para la economía industrial que promueve Euskadi y subrayó la «importancia» de mantener el «espíritu de colaboración».

Print Friendly, PDF & Email