El Fidesz de Orbán se mantiene firme ante las exigencias del PPE para no expulsarles: “No cederemos”

BUDAPEST, 6 (DPA/EP)

El partido Fidesz del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha dejado claro este miércoles que no se plegará a las demandas que le ha planteado el Partido Popular Europeo (PPE) para evitar su expulsión del mismo.

El líder del PPE en la Eurocámara, Manfred Weber, dijo al diario alemán Bild que Orban tiene que cumplir tres condiciones para evitar la expulsión de Fidesz del PPE, subrayando que hay “cuestiones fundamentales respecto a los principios democráticos y el estilo político” de la formación húngara.

El portavoz del Fidesz, Balazs Hidveghi, ha respondido asegurando que para el partido, “proteger los valores cristianos europeos y detener a los migrantes es más importante que la disciplina de partido”. “En eso, no cederemos”, ha recalcado a la prensa en Budapest.

En la misma línea se ha expresado el portavoz de Orbán, Zoltan Kovacs. “La inmigración está en la raíz de este debate dentro del PPE. Nosotros escuchamos otras opiniones, incluidas las de Weber, pero más importante que la disciplina de partido son la defensa de los valores cristianos europeos y detener la migración”. “Ante esto no podemos ceder”, ha escrito en su Twitter.

El PPE se ha visto objeto de una creciente presión para expulsar al partido ultraconservador ante las disputas del primer ministro húngaro con los máximos responsables de la UE. Las relaciones entre Orbán y la UE se han visto enturbiadas desde la ola de migrantes del verano de 2015, a la que ha venido a sumarse una reciente campaña de póster en Hungría.

Durante casi dos semanas, pósters con la cara del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude, y del magnate y filántropo George Soros estuvieron desplegados en lugares públicos en Hugría. Las fotos están acompañadas por eslóganes en los que se sugiere que ambos quieren promover la migración ilegal a Europa.

Para que el Fidesz continúe en el PPE, Weber ha señalado que Orbán debe poner fin a la campaña contra Juncker –miembro del PPE–, pedir disculpas a otros partidos dentro de la alianza y poner fin a su presión para que la Universidad Central Europea de Soros se marche de Budapest.

Respecto a este último punto, Kovacs ha subrayado que “la educación recae bajo la compentencia del gobierno nacional, así que las críticas en este punto no son válidas”. “Nuestras normas y leyes se aplican a toda institución educativa en Hungría por igual, sin excepciones ni siquiera para la universidad de Soros”, ha añadido.

El PPE discutirá en su próxima asamblea política del 20 de marzo la posibilidad de “expulsar o suspender” de sus filas al Fidesz. La decisión la tomó el lunes el presidente del PPE, el francés Joseph Daul, tras recibir “al menos doce cartas de partidos miembro, de nueve países distintos”, pidiendo con urgencia este debate.

Entre los partidos conservadores que han instado al debate figuran los de Portugal, Grecia, Países Bajos, Bélgica y Finlandia, entre otros. Para que se produjera la expulsión o suspensión del Fidesz sería necesario que así lo decidiera una mayoría simple de los presentes en una reunión de la asamblea política del PPE, pero no está claro que la votación se vaya a producir en esta próxima cita.

Print Friendly, PDF & Email
Share