El Defensor del Pueblo vasco dice que cuando el preso enfermo es “del otro lado”, como Zaplana, “hay mucha sensibilidad”

Valora los “movimientos” con respecto a los reclusos de ETA enfermos, aunque “hay que cambiar una política penitenciaria muy extrema”

BILBAO, 13

El Defensor del Pueblo vasco, Manuel Lezertua, ha pedido que se dé una “solución” a la situación de los presos de ETA que padecen enfermedades graves y ha advertido de que cuando el recluso es “del otro lado”, como en el caso del expresidente de la Comunidad Valenciana Eduardo Zaplana, “parece que hay mucha sensibilidad” con respecto a los presos enfermos.

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, el Ararteko ha dudado, asimismo, de que “proyectos e iniciativas radicales y extremistas” como las que se dan en otros lugares del Estado, “tengan un efecto en un electorado maduro como el vasco”, aunque “sí puede tener consecuencias por vías indirectas”.

Cuestionado por las manifestaciones celebradas este sábado en Bilbao y Baiona en favor de un cambio en la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA, Lezertua ha reconocido que el Ararteko recibe quejas de familiares de presos pese a que muchas veces no tiene competencia, por ser una cuestión de la Audiencia Nacional.

No obstante, ha valorado que desde el Defensor del Pueblo vasco se han “buscado la vida para encontrar canales de comunicación y a veces hemos conseguido resultados por vías oficiosas de contacto y con el apoyo también del Gobierno Vasco”. “Hemos conseguido que algunos presos enfermos vengan aquí”, ha destacado.

En este contexto, ha reconocido que lo que más le ha preocupado estos años es la situación de los reclusos enfermos, muchos de ellos víctimas de enfermedades “incurables que no se pueden tratar adecuadamente en un centro penitenciario y que deberían ser excarcelados”. “Caso por caso hemos ido insistido y parece que ahora hay un nuevo protocolo”, ha valorado.

Asimismo, se ha referido a la situación que padece el expresidente de la Comunidad Valenciana Eduardo Zaplana, víctima de una leucemia: “Lo siento por él, pero cuando el enfermo es del otro lado parece que hay mucha sensibilidad y se pide lo que venimos pidiendo desde hace mucho tiempo porque está en la legislación, además de por razones humanitarias”.

De este modo, ha considerado que “parece que ahora todo el mundo descubre de repente, cuando el señor Zaplana se pone enfermo o alguien que ha estado en el establishment del gobierno se pone muy enfermo”, la situación de las personas encarceladas enfermas. “Yo también creo que debería estar en la calle pero nosotros llevamos reclamando esto mucho tiempo. Espero se produzcan estos movimientos”, ha añadido en referencia a los presos de ETA.

Según ha valorado, “se están produciendo” modificaciones con respecto a los presos de ETA, aunque “hay que cambiar una política muy extrema que se ha llevado a cabo en materia penitenciaria durante muchos años”.

“El Gobierno está haciendo movimientos y acercando presos enfermos, quizá no a Euskadi, y hay planes para liberar a algunos… Ha habido modificaciones de grado que les permite acercarles. Se está produciendo aunque no con la rapidez que quisiéramos y sobre todo que se dé solución a los enfermos, algo para lo que no tendríamos que esperar más, así como a los mayores de 70 años”, ha lamentado.

ANDALUCÍA

Preguntado por la situación generada en Andalucía y la aparición de discursos como el Vox, Lezertua ha advertido de que al Ararteko no le corresponde entrar en el debate político, pese a que “en la medida en que el debate influya en el disfrute y garantía de los derechos de las personas, inevitablemente va a afectar a Euskadi”.

En este sentido, ha recordado que esta semana el propio lehendakari, Inigo Urkullu, “se ha pronunciado sobre esto”. “Euskadi parece un lugar alejado de esta vorágine pero lo que pasa en Andalucía tendrá sus efectos en Madrid”, ha sostenido.

De este modo, ha reconocido estar “preocupado”, al igual que el conjunto de las personas que piensan “en clave de derechos humanos y respeto de la dignidad”. A su juicio, se están expresando “afirmaciones y proyectos que supondrían, de llevarse a la práctica, un paso atrás muy importante”.

“Dudo mucho que estos proyectos e iniciativas radicales y extremistas tengan un efecto en un electorado como el vasco que es maduro, pero sí puede tener consecuencias por vías indirectas”, ha incidido.

Por ello, ha denunciado que “en materia de igualdad de genero y de tratamiento de la inmigración lo que se está proponiendo daría risa si no fuera porque da miedo”. “También la complacencia que algunos actores políticos demuestran en lugar de reafirmar los valores de convivencia y los pasos que se han dado por la igualdad y por la no discriminación que parece que se quieren romper”, ha reprobado.

Para el Ararteko, la convivencia “corre riesgo” y, por ello, ha valorado que los movimientos feministas “se están uniendo y organizando”.

Print Friendly, PDF & Email
Share