EEUU.- Voces demócratas republicanas reprochan a Trump que conmutase la pena a su exasesor y amigo Roger Stone

El fiscal especial Mueller ha defendido la integridad de su investigación ante las críticas de los simpatizantes de Trump

Primeras espadas demócratas, pero también personalidades republicanas moderadas han criticado que el presidente estadounidense, Donald Trump, haya conmutado la pena de 40 meses de prisión impuesta contra su exasesor y amigo Roger Stone, implicado en la trama de injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

El senador republicano Mitt Romney ha cargado contra una «corrupción sin precedentes, histórica». «Un presidente estadounidense conmuta la sentencia de una persona condenada por mentir a un jurado para proteger a ese mismo presidente», ha señalado.

El también senador republicano Pat Toomey ha criticado igualmente el «error» de Trump al conmutar la pena pese a que el presidente «claramente tiene la autoridad legal y consitucional» para ello. «Sin embargo, esa autoridad debería utilizarse juiciosamente y muy rara vez», ha argumentado.

En respuesta, Trump ha criticado Romney y Toomey por ser «RINOS», «Republican in name only», «Republicano solo de nombre». Trump ha reprochado a ambos que no denuncien que «Obama, Biden y compañía hayan espiado ilegalmente a mi campaña».

Por su parte, la portavoz demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha afeado la decisión a Trump, una medida que supone «una amenaza para la seguridad nacional». «Es una corrupción abrumadora, pero creo que es imporante que además la gente sepa que supone una amenaza para la seguridad nacional», ha afiramdo Pelosi en declaraciones a la CNN.

«Todo el proceso de destitución trataba de nuestra seguridad nacional. Estamos en el Tribunal Supremo por estos casos para saber más de la conexión rusa y seguiremos en ello. Este caso trataba de la conexión rusa», ha señalado Pelosi.

«La gente debería saber que ya no se trata de mentir al Congreso, sino que está mintiendo al pueblo americano, manipulando a testigos y todo lo demás», ha afirmado Pelosi.

Pelosi ha insistido en que tramitarán una ley que limite los poderes presidenciales para conmutar e indultar a cualquier persona que haya sido condenada por un delito que afecte a presidente.

El propio fiscal especial Robert Mueller, encargado de la investigación de la injerencia rusa que propició la condena contra Stone, ha salido al paso de las críticas, una actitud muy poco frecuente en personas con sus responsabilidades. Mueller ha recordado que Stone «sigue siendo un delincuente convicto por delitos federales» y ha defendido la integridad de la investigación.

«MENTIR AL CONGRESO Y MANIPULAR TESTIGOS»

El estratega político republicano fue condenado a más tres años de cárcel por mentir al Congreso y manipular testigos durante la investigación sobre la injerencia rusa en las presidenciales de 2016. La jueza Amy Berman Jackson destacó al leer el veredicto contra Stone, sentenciado a 40 meses de cárcel, que el antiguo asesor del presidente fue juzgado «por encubrir al presidente».

La Fiscalía acusó al exasesor de Trump de manipular a testigos tras contactar con la web de filtraciones WikiLeaks en un intento de obtener, durante la campaña electoral, información perjudicial contra la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton.

Así, se le acusaba de «intentar persuadir a un testigo para que aportara falsos testimonios, así como retener información pertinente» para la investigación especial de Robert Mueller sobre la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Aunque Stone abandonó la campaña electoral de Trump en agosto de 2015, en la imputación se indica que «mantuvo contacto regular» con la organización Trump a lo largo de toda la elección de 2016.

Print Friendly, PDF & Email
Share