EEUU ve “signos” de que Siria “podría estar renovando el uso” de armas químicas en Idlib

El Gobierno de Estados Unidos ha afirmado este martes que “sigue viendo signos” de que las autoridades sirias “podrían estar renovando el uso” de armas químicas, incluido un supuesto ataque con gas cloro el domingo.

“Estados Unidos sigue vigilando de cerca las operaciones militares del régimen de (el presidente sirio, Bashar) Al Assad en el noroeste de Siria, incluidas las indicaciones de cualquier nuevo uso de armas químicas”, ha dicho el Departamento de Estado.

En su comunicado, ha señalado que “lamentablemente”, Washington sigue viendo estos “signos”. “Estamos aún recopilando información sobre este incidente (el del domingo), pero repetimos nuestra advertencia” a Damasco sobre el uso de este tipo de armas.

Así, la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, ha recalcado que “Estados Unidos y sus aliados responderán de forma rápida y apropiada” en caso de que las fuerzas sirias empleen armas químicas en el marco del conflicto.

El Departamento ha manifestado que el supuesto uso de armas químicas en el ataque del domingo “es parte de una campaña violenta del régimen de Al Assad que viola un alto el fuego que ha protegido a varios millones de civiles en el área de Idlib”.

“Esta renovada ofensiva del régimen sirio ha atacado a comunidades de este área, que incluye a un gran número de sirios que ya se vieron desplazados por la violencia en otras zonas de Siria”, ha recordado.

LOS ATAQUES “DEBEN TERMINAR”

En este sentido, ha subrayado que, además, “ha destruido instalaciones médicas conocidas, escuelas, residencias y campamentos de desplazados”. “Los ataques del régimen contra las comunidades del noroeste de Siria deben terminar”, ha resaltado.

“Estados Unidos reitera su advertencia, emitida por primera vez por el presidente (Donald) Trump en septiembre de 2018 de que un ataque contra la zona segura de Idlib sería una escalada imprudente que amenaza con desestabilizar la región”, ha dicho Ortagus.

La portavoz del Departamento ha argüido además que “las recientes acusaciones de Rusia contra los Cascos Blancos y otros –sobre los preparativos para el uso de armas químicas– son parte de una campaña continuada de desinformación”.

Así, ha acusado a Moscú y Damasco de “crear una falsa narrativa de que son otros los responsables de los ataques con armas químicas que lleva a cabo el régimen de Al Assad”.

“En ocasiones, Rusia y el régimen de Al Assad han utilizado estas acusaciones falsas como un pretexto anticipado de los bárbaros ataques con armas químicas por parte del régimen de Al Assad”, ha añadido.

Ortagus ha señalado que “los hechos, sin embargo, son claros”, antes de reiterar que “el régimen de Al Assad ha llevado a cabo la práctica totalidad de los ataques con armas químicas verificados, una conclusión a la que Naciones Unidas ha llegado una y otra vez”.

LA OFENSIVA EN IDLIB

Rusia y Turquía llegaron a un acuerdo en septiembre de 2018 para establecer una zona desmilitarizada en Idlib, frenando con ello una gran ofensiva militar por parte del régimen de Bashar al Assad.

Sin embargo, el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (HTS), una coalición de la que forma parte el antiguo Frente al Nusra, otrora filial de Al Qaeda en Siria, logró hace meses numerosos avances frente a otros grupos rebeldes e incrementó su control en la provincia.

La situación llevó a Rusia a denunciar que el acuerdo de alto el fuego no está siendo aplicado y a denunciar el peligro que supone el refuerzo de HTS, algo de lo que se ha hecho eco Damasco.

Finalmente, el Ejército ha iniciado una campaña de ataques en las últimas semanas en la provincia, desatando la preocupación internacional ante el recrudecimiento del conflicto en esta zona del país.

El coordinador para Asuntos Humanitarios y Respuesta de Emergencia de Naciones Unidas, Mark Lowcock, alertó el viernes de que “los peores temores” del organismo internacional respecto a la situación en Idlib “se están haciendo realidad”.

Print Friendly, PDF & Email
Share