Duro Felguera se impulsa un 9% en Bolsa tras recibir el primer laudo del arbitraje que mantiene con Samsung

MADRID/OVIEDO, 6

Las acciones de Duro Felguera repuntaron cerca de un 9% a cierre de mercado de este miércoles, después de que recibiese el primer laudo parcial del arbitraje que mantiene con Samsung C&T por los trabajos realizados en el megaproyecto de mineral de hierro de Roy Hill (Australia).

En concreto, las acciones de la ingeniería asturiana, que cotizan en el Mercado Continuo, cerraron la jornada en los 0,016 euros, lo que supone un repunte del 8,84% respecto al cierre que registró el día anterior.

La compañía ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que analiza el alcance del impacto en sus cuentas y tesorería de este primer laudo parcial del arbitraje que mantiene con la firma coreana.

La empresa asturiana suscribió un acuerdo con Samsung C&T Corporation por el que continuaba con la parte de los trabajos que tenía asignados en el contrato inicial para la ejecución del proyecto de minería en la región australiana de Pilbara.

Pero en febrero de 2014 el grupo coreano anunció su decisión de suspender el contrato, valorado en 1.472 millones de dólares australianos (unos 961,3 millones de euros), debido a la situación de insolvencia de Forge Construction Ltd., socio de Duro Felguera en el consorcio para ejecutar el proyecto.

La empresa española presentó distintas demandas contra Samsung C&T y contra la empresa que le encargó los trabajos, Hancock Prospecting, así como a sus subcontratas.

CUENTAS

Este laudo llega una semana después de que Duro Felguera presentase sus cuentas de 2018 en las que registró un beneficio de 61,6 millones de euros al cierre del pasado año, lo que supone volver a las ganancias tras las pérdidas de 254,5 millones de euros registradas el año anterior.

Aún así, los ingresos de Duro Felguera se redujeron un 32% entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2018, hasta 421.325 millones de euros, frente a los 624,1 millones de euros registrados un años antes. La compañía achaca estas cifras a los problemas derivados de la situación financiera previa a la ampliación de capital, que ha provocado dificultades en la contratación de nuevos proyectos y a una disminución del nivel de producción.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 10% hasta los 155,3 millones de euros negativos, frente a los 173 millones de euros en números rojos de 2017, como consecuencia de la bajada de actividad, las dotaciones adicionales detectadas en determinados proyectos, los costes de restructuración y las provisiones extraordinarias correspondientes principalmente al deterioro de saldos a cobrar en Argentina y Venezuela.

Print Friendly, PDF & Email
Share