Disponible en España una terapia que reduce el riesgo de metástasis cerebral en algunos cánceres de pulmón

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha financiado alectinib, registrado por Roche con el nombre de Alecensa , el primer inhibidor ALK con un mecanismo de acción selectivo que logra penetrar en el sistema nervioso central y ser activo frente a la metástasis cerebral en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) ALK+.

Se trata, tal y como ha comentado la directora médico de Roche, Annarita Gabriele, de un tumor poco frecuente del que cada año se diagnostican unos 75.000 casos en todo el mundo, 500 en España, y que suele afectar a mujeres y personas jóvenes, con una media de 50 años, poco o nada fumadoras.

En un 60 por ciento de las ocasiones se produce metástasis en el cerebro, una condición muy difícil de tratar dado que las terapias disponibles hasta ahora no han sido capaces de traspasar la barrera hematoencefálica para atacar a las células tumorales.

Sin embargo, la nueva terapia, de administración oral, logra adentrarse en el sistema nervioso central y ser activa frente a metástasis cerebrales y, por ende, reducir el riesgo de progresión cuando la patología aún no ha afectado al cerebro.

“Con ella somos capaces de dar a los pacientes un nuevo beneficio e, incluso, cronificar la enfermedad”, según ha informado el jefe de servicio de Oncología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Luis Paz Ares, quien ha destacado los escasos efectos secundarios que provoca y que pasan por náuseas o vómitos, entre otros de carácter leve o moderado.

En concreto, España ha financiado Alecensa para las dos indicaciones aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) en el año 2017: como tratamiento de primera línea en monoterapia para cáncer de pulmón no microcítico avanzado ALK+, y como terapia de segunda línea en monoterapia para cáncer de pulmón no microcítico avanzado ALK+ en pacientes que han sido tratados previamente con crizotinib.

RESULTADOS ESTUDIO FASE III ALEX

La decisión de aprobación de primera línea se basó en los resultados del estudio internacional fase III Alex , que demostró que este tratamiento reducía en más de la mitad el riesgo de progresión o muerte frente a la terapia estándar con crizotinib, y que la tasa acumulada de progresión en el sistema nervioso central al año para pacientes con o sin metástasis iniciales fue del 9,45 por ciento, en comparación con el 41,4 por ciento del tratamiento estándar.

“Disponemos de un tratamiento con una gran actividad a nivel del sistema nervioso central. Es una novedad fundamental porque muchos de estos pacientes tienen afectación cerebral y vamos a poder ofrecerles un fármaco que mejore su situación y, por tanto, impacte de manera favorable en su calidad de vida. A pesar de estas ventajas, hay que añadir que es una opción segura y muy bien tolerada”, ha apostillado la jefa de la Unidad de Tumores Torácicos, de Cabeza y Cuello del Instituto Vall d Hebron de Barcelona, Enriqueta Felip.

En este punto, el jefe de sección de Oncología Médica del Hospital La Paz de Madrid, Javier de Castro, ha destacado la importancia que tiene que Alecensa aporte un “efecto protector” de la metástasis cerebral, algo “muy revolucionario” en la Oncología. “Ha demostrado reducir la afectación cerebral tanto en pacientes previamente tratados como en los que reciben tratamiento por primera vez con este fármaco. Este efecto es clave de cara a mejorar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes”, ha zanjado.

Print Friendly, PDF & Email
Share